Actitud

Troya: 2009 (II)

24 mayo , 2009

Capítulo 2: Jugar para morir

22.18 horas del 17 de mayo de 2006. Un lateral de trote elástico y perfil de contrabandista avanza por la derecha. Ve un hueco y de golpe se encuentra ante el momento más trascendental de su existencia. Da cinco zancadas y chuta bajo la lluvia. Flamini no llega, Almunia tampoco. Desde la grada del Stade de France de París, el padre y el hijo de Belletti le ven cubrirse los ojos con ambas manos para llorar, desconsolado, bajo el chubasco. Da uno, dos, tres pasos, se arrodilla y cae fulminado. En ese momento irrepetible, el Barça lloraba por su segunda Champions; y el fútbol comenzaba a despedir al equipo azulgrana, uno de los más brillantes en lustros.

La muerte de aquel equipo llegó en su mejor momento. Un hecho que nada tuvo de novedoso: durante el primer milenio después de Cristo, los mayas se aficionaron a un simpático juego. Los equipos estaban formados por los mejores representantes de cada pueblo. El balón era de hule, y los sacerdotes, que ejercían de árbitros, vigilaban que nadie lo tocara con la mano. El juego era considerado una ceremonia esencialmente religiosa y los equipos jugaban con furia y pasión por la gloria que esperaba al ganador: la decapitación inmediata de todos sus integrantes.

Bajo la lluvia de París, poco imaginaban Ronaldinho, Deco y compañía su suerte. Como Prometeo, abrazaron la inmortalidad, pero la tradición no les iba a perdonar. El campeón, el equipo más grande del mundo, perdió aquella misma noche las ganas de luchar. En la noche en que firmaron su ascenso a los altares, sellaron también su muerte. A cambio lograron la felicidad de todo un pueblo.

15 Comentarios

  1. Marc

    24 mayo, 2009 at 18:26

    Mai he entès perquè hi ha gent que perd les ganes de guanyar.

  2. gonzny

    25 mayo, 2009 at 0:08

    De hecho, que yo sepa, solo dos las perdieron. El resto, aqui sigue.

  3. Anonymous

    25 mayo, 2009 at 8:01

    Enumero quién tuvo peso en esa final y jugará esta vez:

    Valdés, Puyol (dos locos hiperprofesionales) y Eto’o (que después de ganarla se pasó dos años enmerdando). Márquez también enloqueció tras ganar aquel día; ésta no la juega.

    En la segunda parte entró Iniesta, otro hiperprofesional loco del Barça.

    Punto final.

    Pero lo más importante es el cero de cinco histórico que lograron en la 2006-2007 y el cero de tres de la 2007-2008.

  4. El Gato

    25 mayo, 2009 at 12:00

    Jo afegiria que, d’aquella final, també hi ha un cert jugador francès obsesionat amb guanyar la Champions. Ja la va liar contra el Madrid… Esperem que hi torni. 😉

  5. J.L.Lopez Morales

    25 mayo, 2009 at 13:10

    Y Larsson? Para mí fue el verdadero héroe de aquella final.

  6. Albert Martín Vidal

    25 mayo, 2009 at 15:52

    La historia recordará que Larsson es el tío que más asistencias ha dado en finales de Champions (2). En cuanto a goleadores, Eto’o tiene el récord a tiro:

    Czibor 1
    Kocsis 1
    Koeman 1
    Eto’o 1
    Belletti 1

  7. Diego

    25 mayo, 2009 at 16:18

    Según tu criterio de asistencias Albert perfectamente Eusebio Sacristán puedo ser el asistente del Koeman en la falta, siendo el que la provocó xD

  8. Marc

    25 mayo, 2009 at 17:36

    A l’enquesta, obviament, he votat a Hleb. Crec que va ser aquí que algú va dir que acabaria el que va començar Salinas. Hi estic completament d’acord.

  9. Albert Martín Vidal

    25 mayo, 2009 at 18:05

    Si Hleb marca, serà la prova irrefutable que el futbol és una cosa absurda i tragicòmica.

  10. Marc

    25 mayo, 2009 at 19:16

    no està prou demostrat ja? Creia que després del gol de Belleti estava més que demostrat…

  11. Albert Martín Vidal

    25 mayo, 2009 at 19:23

    Belletti podia ser un accident. Hleb… és un altre cosa. Jo ho qualificaria de miracle còsmic.

  12. gonzny

    25 mayo, 2009 at 22:40

    El record lo tienen a tiro todos, hombres de Dios.

    Yo preveo un 5-1.

    Ferguson, jubilación!

  13. J.L.Lopez Morales

    26 mayo, 2009 at 14:41

    No, la asistencia a Koeman se la hace claramente bakero (si no recuerdo mal) que es el que para la pelota para que chute el holandés. Asistencia clarísima.

    Y es lo malo de la memoria. Todos se acuerdan de un truño como Belleti y pocos (excepto frikis como Albert) de los dos pases de gol que hizo Larsson.

    Memorable el día que algún lumbreras dijo que Gudjonsen era mejor goleador que el sueco. Aún nos estamos riendo.

  14. Albert Martín Vidal

    26 mayo, 2009 at 15:39

    Falso!

    Dije que era más completo. Nunca sabremos de qué habría sido capaz el bacalao de no haberse cruzado con Ronnie y el ‘clan de la caipirinha’.

  15. Anonymous

    26 mayo, 2009 at 16:55

    y mejor no saberlo, por mi que lo cedan al albecete….
    rps