Bajas pasiones

Fútbol, mujeres y Vidic

18 junio , 2010

La mujer es al fútbol lo que la bomba atómica al equilibrio geopolítico: el artefacto de guerra psicológica más efectivo jamás creado. Es cierto que el siglo XXI ha normalizado la figura de las espectadoras en los estadios -posiblemente Beckham o Cristiano han hecho mucho por ello, quién iba a decir al casto y beato Florentino que propiciaría tantos orgasmos femeninos- y su presencia en los campos de fútbol ya es tan normal como los insultos, los puros o los banderines de córner. Efectivamente, las mujeres son ya tan amantes del balón que perversiones como ésta sobran en nuestra civilización.

Paralelamente a ese proceso, se han disparado los estragos que causan las mujeres en el rendimiento de los futbolistas. En Inglaterra están convencidos de que el fallo de Green en el debut tiene que ver con su ruptura de su ex. Uno de los gurús del Barça actual explicó el derrumbe de la 2006-2007 (cero títulos de seis posibles) por la plaga de separaciones y divorcios que se dieron entre los jugadores y entrenadores del primer equipo (hasta catorce documentadas) y recordaba que nada altera tanto la confianza que los futbolistas necesitan como un sonoro fracaso sentimental.

El abc de la guerra psicológica comienza con las féminas emparentadas con el provocado (por ahí, cuentan, iba lo de Zidane y Materazzi). Bien lo sabe Pizo Gómez, que sufrió lo suyo cuando se enfrentaba a la Quinta de los Buitres, o Vieri que tuvo que jugar un derby Milan-Inter en que la afición rival le recibió desplegando miles de calendarios de su elegante compañera que se habían repartido en las inmediaciones de San Siro. Ayer, tras el descalabro de España, muchos culparon
de la mala salida de Casillas a la presencia intimidatoria de su señora, que con esas miradas bien podría causar un nuevo Chernobil.

Honestamente, la cosa no parece tener remedio. Pero dejen que les despida con la frase de un sabio llamado Vidic, que afrontó el debate con incuestionable rectitud y hombría el pasado verano: “Mi mujer es infeliz con nuestra vida en Manchester, pero no voy a cambiar mi mentalidad: estoy contento con el equipo, con la ciudad y con las ambiciones del club”. Tacatá.

PD. Quisiera pedirles un favor: si tienen a bien comentar, adjunten las barbaridades más grandes que hayan dicho o sufrido en un campo. El fútbol se lo agradecerá.

7 Comentarios

  1. Anonymous

    18 junio, 2010 at 12:34

    no puedo aportar nada que no sepas, aunque intentar´´e hacer un curso intensivo de croato para traducir aquellos que l’esteve Maric recita en cada partido.
    Rulo
    PD: cuidadin con las despedidas que nos conocemos.

  2. Albert Martín Vidal

    18 junio, 2010 at 17:18

    Hombre, pues ya abro yo el fuego. Lo mejor que he oído, a la salida de un córner es “Qué bien folla tu hermana”.

  3. Marc

    18 junio, 2010 at 23:42

    Jo he vist llançar ampolles d’aigua plenes des de dalt de tot del gol del Camp Nou a baix. Amb gent per baix, òbviament.

    Tret d’honrosissimes excepcions, el binomi dones/futbol no lliga massa.

    pd: si jo tingués la Carbonero al llit, tampoc estaria massa atent al que passa al camp.

  4. gonzny

    21 junio, 2010 at 3:29

    Que mundial tan grande. Vete a tomar por culo, sucio hijo de puta. Y ademas no entrenamos…

    Que míticos los italianos. Que penalty, por dios. Y Cannavaro en plan balón de oro otra vez. Van a empatar con Eslovaquia y se van a clasificar con tres puntos. Y de ahí a la final…

  5. Albert Martín Vidal

    21 junio, 2010 at 14:20

    TTM DA, JM.

    pd. Otra gran frase, dirigida a un árbitro: “Te compras un amigo y le das por el culo”.

  6. gonzny

    21 junio, 2010 at 21:17

    Que bestialidad el 1-0. Bojanesco.

  7. Albert Martín Vidal

    21 junio, 2010 at 23:37

    Habrán apreciado que el Mundial amenaza con desfigurar a Piqué. muy preocupante.