Gestas

Nuestra musa

27 febrero , 2012

El proceso de creación artística tiene un momento de misterio fascinante. Es aquél en que el autor da con la idea feliz, con el trazo adecuado, el acorde justo. ¿Qué se le cruza por la cabeza al genio cuando da con la tecla? ¿Qué oscuro mecanismo se activa para que pueda intuir la belleza, captarla e inmortalizarla?

A pesar de que los grandes creadores se han hecho a base de mucho trabajo, muchas horas y, a veces, de mucho dolor, existe un cierto consenso en que esas ideas felices son instantáneas. Una luz se enciende y ahí está el arte. Para  referirse a este afortunado instante de inspiración los clásicos se referían a la visita de las musas.

A los que nos habría encantado saber cómo lucían las musas de Tolstoi, de Lennon o de Tolkien en el momento de alumbrar obras eternas el fútbol nos hizo ayer un regalo. Una cámara impúdica nos regaló un plano de tres inolvidables segundos en que vimos  mejor que nunca cómo Messi crea arte. Vimos esos ojos de tiburón despertar, vimos ese olfateo del poste vacío, ese cálculo de la parábola. Y sólo una décima después, el arte.

11 Comentarios

  1. Albert Martín Vidal

    27 febrero, 2012 at 13:47

    Disculpen que no me refiera al partido. Tiene mucho mérito ganar a once Simeones entrenados para ver una cartulina por barba, especialistas en el contragolpe, con una de esas aficiones que celebra cada córner.

    Hemos vuelto.

  2. marc

    27 febrero, 2012 at 13:56

    Sadar, Calderón, Camp Nou, San Mamés. Recordeu aquests noms.

    Pep diu que no guanyarem pensant en aquests estadis.

  3. Pedro Coco

    27 febrero, 2012 at 19:10

    Dicen que los animales salvajes considerados depredadores lo son siempre aunque se les domestique, he aquí un ejemplo de ello.
    Por cierto don Albert, mediapro le ha fusilado su video de tres segundos, ese en el que el tiburón huele sangre y se masca la tragedia.

  4. Albert Martín Vidal

    28 febrero, 2012 at 8:07

    Vaya. Mediapro y servidora viven una semana bonita de cojones.

  5. Desde los madriles

    28 febrero, 2012 at 13:12

    Portada de AS de hoy. Como poner las palabras que tu quieras en boca de otro,para su ajusticiamiento público. Ni George Orwell imagino tal periodismo totalitario.

    Preparémosnos para la siguiente fase del acoso y derribo. Todo vale!

  6. Albert Martín Vidal

    28 febrero, 2012 at 14:00

    Hoy pensaba en por qué habitualmente me siento más inclinado a leer el ‘As’ que el ‘Marca’. He concluido que ‘Marca’ es un diario genuinamente cabestro, gárrulo, mesetario, garbancero y cuartelero.

    Pero lo que ha hecho ‘As’ con toda la movida arbitral, lo que ha hecho el postrero Relaño, eso no tiene nombre.

  7. Pedro Coco

    28 febrero, 2012 at 19:51

    Hombre… Tú imagina que pese a los 10 puntos de ventaja que llevan todavía están con el culo prieto pensando si el Barcelona será capaz de alcanzarles, ellos son ahora los seguidores temerosos de la ira del máximo rival, como en los 80 lo fuimos nosotros de ellos.
    Llevan varios años con un mal trago tras de otro, y tienen claro que una cosa es ser campeón y otra cosa sentirse como tal y es esto último lo que aún les falta.
    Vamos que se han dado cuenta de forma traumática que no están solos en el planeta fútbol e intentan aplacar sus miedos mediante cualquier estratagema a su alcance

  8. Albert Martín Vidal

    29 febrero, 2012 at 8:51

    Y hay otra cosa más: hoy vende el fanatismo grosero, ahí está el caso de Punto Pelota. Y eso es así por estrategia. En política, cuando no mandan los que uno defiende se empieza a echar toneladas de basura sobre las instituciones, a cuestionar su legitimidad y a reiterar que todo está podrido. En deporte, cuando los de uno son claramente inferiores, pues a hablar de todo menos de fútbol.

  9. gonzny

    1 marzo, 2012 at 2:41

    Torpedo, ¿donde andas?

    ¿Voy a tener que salir yo a recordar al bloguero que los que estamos diez puntos por detrás somos los culés?

  10. Albert Martín Vidal

    1 marzo, 2012 at 19:56

    El buen Torpedo guarda silencio porque ni la Liga les basta para quitarse de encima el complejo de inferioridad que arrastran desde el día que alinearon a Gago y el Diarra tocho frente a Xavi, Busquets e Iniesta.