Amundssen-Scott

La carrera del siglo (III): Fantasmas

25 febrero , 2013

 
 







“El explorador metódico, reflexivo y prudente, de repente, dejó que la oscuridad de la noche antártica entrase en su alma, reviviendo sus miedos, exacerbando sus vacilaciones, haciéndole olvidar su pormenorizada planificación y empujándole a tomar decisiones que parecían ajenas a su personalidad”.

 

Amundsen-Scott: Duelo en la Antártida. Javier Cacho Gómez
 
Toda gran empresa vive un momento crítico. Un momento en que uno examina las fuerzas que le quedan para salir adelante y teme que no bastará, que el fin está cerca. Ahí está este Barça. De nada le sirve haberlo ganado todo, ni haberlo hecho tantas veces, ni jugando como lo hizo ni con toda la Masia sobre el césped. O levanta dos eliminatorias, o a pesar de llevarse la Liga este será recordado como un año discreto. 
 
En la memoria no quedará ese 95% de partidos en que el equipo da espectáculo y arrasa a todos. En la memoria cainita de los culés quedará que no pudieron con el equipo más caro del planeta (un equipo mezquino y sucio hasta la náusea) ni con el descomunal autobús italiano de un equipo con siete Copas de Europa. Nadie recordará que el entrenador estaba en otro continente recuperándose de una grave enfermedad, ni de que éste es un juego de azar en que la gente suda. 
 
Por eso los 90 (o más) minutos de mañana son trascendentales. La Banda se juega más porque tiró la Liga hace meses, pero trae la ventaja del empate de la ida. Sólo se motivan cuando ven enfrente un tío de menos de metro setenta con una camiseta azulgrana, por eso una victoria local se antoja difícil. Y el camino para lograrla es desconocido, aunque sí estamos seguros de cuál es el camino que lleva al desastre: el del juego sin identidad, el exceso de prudencia, la renuncia a la pelota, la hiperexcitación. Los compañeros de Amundsen, hace un siglo, vieron peligrar todo cuando se acercaba el momento crítico de atacar el Polo Sur, cuando se dieron cuenta de que a Amundsen “el fantasma de los ingleses le atormentaba sin descanso”
 
Mañana es el día en que, más que nunca, Messi se tiene que juntar con Xavi e Iniesta bajo la tutela de Busquets, con dos energúmenos tirando desmarques por delante mientras Alves sube una banda y Piqué aparece en la frontal del rival justo cuando Alba pisa la línea de fondo y Abidal calienta en la banda para que el estadio entero se estremezca. Mañana no es un partido para ver fantasmas. Porque hasta en la derrota nos gusta reconocer a los nuestros. Y sobre todo, porque el miedo es el camino más corto al desastre. Que lo sientan ellos.

 

12 Comentarios

  1. Albert Martín Vidal

    25 febrero, 2013 at 8:10

    Según mi última encuesta, ustedes creen que al Barça le faltó actitud contra la selección de body contact de Burkina Faso. No tienen corazón. Como castigo, vuelta al frío.

  2. Nuñito de la Calzada

    25 febrero, 2013 at 8:41

    “Fear cuts deeper than swords”. Que la Banda senta la por.

  3. Marc

    25 febrero, 2013 at 11:03

    Vull una victòria injusta demà. Una d’aquelles en que el guanyador moral siguin ells però nosaltres ens enduguem la guapa.

  4. Nuñito de la Calzada

    25 febrero, 2013 at 11:38

    Xe, Marc, “Porque hasta en la derrota nos gusta reconocer a los nuestros.” Això no pega amb el que dius. En la línia de l’amo de la caverna, preferisc la derrota abans que la renúncia moral.

  5. Albert Martín Vidal

    25 febrero, 2013 at 12:22

    Ojo al zasca de Roura:

    “Tenemos respeto a todos, a Sevilla, Madrid, Córdoba, Badajoz… Pero miedo no”.

    A veure si és veritat.

  6. Albert Martín Vidal

    25 febrero, 2013 at 17:12

    Acabo de llegir la doble pàgina de Xavier G. Luque amb els documents que acerditen com la Falange va intervenir per evitar el fitxatge de Di Stéfano pel Barça. Han passat 60 anys i encara és indignant.

    Leo, boma yé.

  7. Marc

    26 febrero, 2013 at 11:00

    Nuñito, ho sé, però contra aquest Madrid vull un penal injust al 95 estant 2-2. I que el xuti Pinto.

  8. Albert Martín Vidal

    26 febrero, 2013 at 11:54

    Assolellat a Barcelona, què us diu el nas?

    Veig un 3-2.

  9. Diego

    26 febrero, 2013 at 12:10

    Yo siento ser pesimista pero creo que hoy perdemos.

  10. Albert Martín Vidal

    26 febrero, 2013 at 15:56

    Métase su pesimismo por donde le quepa, joven. ¡5-2!

  11. Arnau

    26 febrero, 2013 at 19:41

    Falten vint minutets: 3 a 0.

  12. Nuñito de la Calzada

    26 febrero, 2013 at 21:32

    Jo avui ni he vist la primera part perquè m’olorava desastre. Una pregunta: algú no s’esperava el canvi de Cesc per Villa o l’alineació titular? Se li pot posar un poquet més fàcil a Mou, però no sabria dir com.