Cavernícola

Los nunca vistos (XIII): Toni P.

19 marzo , 2013
 

Toni es el bonachón padre de dos criaturas. Pasa de los 40, es velludito y se ríe a menudo de la gente que está por debajo de los 100 kilos. El hombre es periodista, vio los inicios de un diario deportivo que pretendía ser L’Équipe y acabó siendo el cobijo de Relaño; ha estado por lo menos en otros dos naufragios mediáticos.

Toni es también un gran jugador de fútbol a pesar del clamoroso lastre le que supone ser tan buena persona. A menudo se le escapa la risa en pleno partido. Durante las charlas tácticas se mira a los pies para que nadie vea cómo se descojona. Su lozanía queda enterrada, pero con el balón en los pies sigue teniendo alma de Fred Astaire. Difícilmente verán a alguien driblar tan bien con esa carga de kilos. Es de esos jugadores que son incapaces de dar un palo; sobre la pista sólo deja fintas, amagos, toquecitos suaves. El hombre es perico y cuesta saber en quién piensa este cuarentón. Pongamos que es Lauridsen, aunque, confieso, a mí jamás me pareció gran cosa.

Y Antòniu sí es gran cosa. Cuando consigue no lesionarse durante el calentamiento -le martirizan los isquiotibiales, la zona lumbar y prácticamente todas las articulaciones del cuerpo- aparece un jugador temible. Además de su fútbol portuense y de su sabiduría para entender el juego, le ha legado a este deporte una suerte inmortal y de factura propia. Se conoce como polinha. El hombretón coge el balón -en sus manos parece una bola de petanca- y desde el córner lo lanza con una potencia brutal en paralelo a la línea de gol. Los porteros normalmente se adelantan un par de palmos, suficiente espacio para que el proyectil les supere por detrás y para que algún desgraciado remate en el segundo palo.

Muchos han visto el drama que supone recibir una polinha, no es cosa agradable. Hay gente que, incapaz de acomodar el cuerpo ante semejante pedrada, remata con la cara. Una vez se vio a uno que anotó con la nariz. Otro lo hizo con las gónadas -por si se lo preguntan, olvídense de Raí; marcar de escroto no tiene nada de poético-. No sé si alguno de ustedes tiene una jugada con su nombre, debe ser algo hermoso.

Dentro de 40 años sería importante recordar que en el Día del Padre del año 2013, Antòniu ganó una final con un gol de surfero a cámara lenta y lanzando una polinha milagrosa. Tendrían que ver esta última celebración: correteando por el campo con los dos brazos arriba, con esa risa de niño que el condenado esconde durante las charlas técnicas.

11 Comentarios

  1. Albert Martín Vidal

    19 marzo, 2013 at 18:15

    Disculpen la digresión: el homenaje urgía.

    Y dicho eso:

    ¿¿Villa renovación por un gol al Milan?? Que renueven a Song, que en la vuelta contra el Córdoba estuvo enorme.

  2. K

    19 marzo, 2013 at 19:11

    Fenomenal retrato. Que bello, que fidedigno y que divertido. Gracias Albert. Y gracias a Toni-Antonio por ser como eres. Kike.

  3. Anonymous

    19 marzo, 2013 at 19:12

    Fenomenal retrato. Que bello, que fidedigno y que divertido. Gracias Albert. Y gracias a Toni-Antonio por ser como eres. Kike.

  4. Arnau

    19 marzo, 2013 at 20:13

    Tú eres un sentimental. Emotiva y divertida entrada. Por cierto, ¿metió canasta, alguien?

  5. El Gato

    19 marzo, 2013 at 21:41

    La verdad es que sí… Con el pie y de carambola…

  6. Luis

    20 marzo, 2013 at 12:25

    Jajaja, buenísimo el artículo. Felicidades a los dos, al enano y al autor. Me he permitido leer otras entradas de los nunca vistos y me han parecido tan buenas com esta sobre el bonachón de mi hermano. Seguirñe el blog amb molt de gust. Un abrazo. Luis

  7. Albert Martín Vidal

    20 marzo, 2013 at 13:23

    Luis, ha sido usted capaz de comentar en blogger. Eso le sitúa en una esfera de conocimiento tecnológico que jamás alcanzará su broda.

    Sea muy bienvenido.

  8. Arnau

    21 marzo, 2013 at 10:19

    Que no cunda el pánico. Dennis Rodman también empezó así:

    http://kiosko.net/ar/np/ole.html

  9. japolos

    22 marzo, 2013 at 12:51

    Muchas gracias, Albert (por la parte que me toca).

    Juan Antonio P.
    (el padre de la criatura)

  10. Albert Martín Vidal

    23 marzo, 2013 at 9:00

    ¿Por qué el nuñismo nos vende a Neymar como si en este equipo el pichichi fuera un tío que mete ocho goles por temporada?

    ¿Tan idiotas parecemos?

  11. xevi007

    23 marzo, 2013 at 12:22

    Estrany cas el d’en Victor Valdes, esta sancionat per la Real Federación Española de Futbol amb 4 partits a la Liga i pot jugar amb la “selección española de secuestros” en partit oficial…quins collons !!! hay que joderse.