Mordor

Domingo de ceniza

25 mayo , 2014

 Recordemos este domingo, 25 de mayo de 2014. Sepamos que fue el día del puñado de ceniza atascado en el esófago. Recordemos que en esta hermosa encrucijada vital La Banda acababa de ganar su Décima y nos tuvimos que refugiar en búnkeres nucleares para evitar la infección de roncerismo catódico. En ese día negro, toda la ayuda humanitaria que recibimos, todo el humo que supimos generar, se llamaba Bravo -que asustaba por su precio-, Herrera -sólo si se iba Sex- y dos tíos llamados Marquinhos e Iturbe. Pura pasión azulgrana.

Gravemos a fuego en nuestro cerebro la fecha de este fukushima culé, de este día de evitar cuñados, de desinstalar el whasapp y modificar rutinas para evitar quioscos, de ese día en que el módem se fue derechito a la bolsa amarilla de reciclar plástico y en que el televisor se convirtió en un inerte reflejo de nuestra alma. Hagamos todo eso y recordemos que no debemos semejante horror a Sergio Ramos, con mucho el mejor central del mundo, sino a un tal Sandro Rosell, que recibió un equipo histórico y en tiempo récord lo convirtió en una imponente mediocridad.

Ya sabemos que estos años en blanco y los éxitos de Sauron espolean a los nuestros más que ninguna promesa veraniega en ninguna portada de ningún diario. Y comprendemos que también el aficionado necesita recuperar la ilusión de afrontar unas semifinales europeas con más entusiasmo del que siente al cepillarse la dentadura cada mañana. Pero mucho parece que los causantes de este funesto letargio deportivo, esta directiva dedicada exclusivamente a atizar a Guardiola, boicotear a Messi y cerrar negociets, vivirá este día plácido en el Empordà lamentando que la paella está demasiado hecha y que el cuarto árbitro añadió cinco minutos. Es lo que hay, así lo desea el soci.

 Pocos consuelos encontraremos en los próximos días, semanas y meses. Uno: agradecer que no la ganaran con Mourinho. Dos: el grotesco papel de CR Ceja, que nos recuerda que nadie en el mundo fuera del propio madridismo siente el menor aprecio por este equipo que gana finales con el escudo y sin legar al fútbol otra cosa que sudor y casta. Tres, que tal vez ahora acaben años de sorteos increíblemente benévolos. Cuatro, que esto tenía que llegar: tanta obsesión -llegando al extermo de tirar deliberadamente varias ligas sólo para estar frescos en Europa- y esa inversión multimillonaria, superior incluso a las de los peores jeques y oligarcas, hacían inevitable que esto acabara llegando. Y cinco: que tal vez, sólo tal vez, esto convenza a Bartomeu y al resto de sus nuñistas de que no tienen ni idea y de que les conviene que Luis Enrique no sea sólo un buen paraguas, sino el tío que manda de verdad en el club.

El resto ya lo conocen: prohibido asomarse hoy al balcón, escondan la farmacopea, aférrense al sofá, inspiren, expiren, y si pueden, vuelvan a inspirar.

7 Comentarios

  1. admin

    25 mayo, 2014 at 10:12

    Sí, se nos acumula el trabajo: las notas, los obituarios, Luis Enrique. Pero de momento, déjenme decir que mi balcón resulta muy apetitoso.

  2. Nuñito de la Calzada

    25 mayo, 2014 at 17:07

    In Luis Enrique we trust, perquè, si no, açò sembla que serà molt i molt dur. Ja s’ha vist que només amb Messi no podem. Resulta que aquest equip no el podia entrenar qualsevol…

  3. Nuñito de la Calzada

    26 mayo, 2014 at 10:05

    Tot el que pot anar pitjor, anirà pitjor: ja ens han furtat fins i tot la frase “Salid y disfrutad” del Profeta. Segons Jesús Álvarez, és de Del Bosque.

  4. Joan De La Cosa

    26 mayo, 2014 at 11:29

    Si els propers 12 anys són iguals que els 12 anteriors signo on calgui, però, lamentablement, ho veig complicat.

  5. Desde los madriles

    27 mayo, 2014 at 8:57

    A los cules de Madrid nos vais a hablar de lunes negro… en fin, como decía el profeta, cuando se pierde no hay excusas. Nosotros no tenemos medios de comunicación masivos con ese recurso. Por fortuna.

    Pero si ese “recurso” a posteriori nos falta, también nos falta un recurso a priori: la fe (y el dinero) que tiene la banda mueve montañas. Lo opuesto a esa fe debe ser la capacidad autodestructiva del barcelonismo. Tenemos que entender que para un jugador (también para un trabajador, ya sea minero, mecánico…) salir al campo cuestionado debe ser una presión que atenaza hasta al más cumbias, pasota con pies de elefante… por no hablar del resto.

    Hablar de recambios, jubilaciones… en el momento de la temporada que te lo estás jugando todo, no es una forma de motivación para nadie.

    Si de las derrotas se aprende más que de las victorias, de esta deberíamos escribir una enciclopedia del descalabro. Entre todos la mataron y ella sola se murió.

    • admin

      27 mayo, 2014 at 13:53

      Don Madril,

      No comparto hoy su punto de vista. El mérito del Barça de la última década fue acortar al máximo la época chunga y reiniciar de nuevo una época gloriosa. Eso no es autodestructivo, es coger lo malo y a la basura con ello. Creo que este año, con este juego y actitud, la gente con bidones de gasolina han sido amigos de la causa. Y la gente que ha puesto parches, ha apostado por el “estamos vivos en todas las competiciones”, “somos líderes en Liga” y “nos han cogido el truco” eran los verdaderamente nocivos.

  6. Desde los madriles

    28 mayo, 2014 at 9:20

    Sr. Martín. Se de buena pinta, que ya avisaba usted del descalabro desde principio de temporada (nótese el peloteo) pero creo que en los últimos partidos el “cagometro”, como lo llaman por aquí, estaba to the max. Y así es difícil conseguir nada.

    De verdad creo que algo deberíamos aprender de los merengones. No nos la podemos coger con papel de fumar cada vez que el mundo no nos dice lo guapo que estamos hoy. Como usted dice, si no podemos ser la más guapa de la fiesta… pues seamos las más guarra que algo nos llevaremos. Perdón por la grosería…