Mundial

Gente seria

8 julio , 2014

Viendo la marcial exhibición de Alemania -qué celebraciones, oigan, aquello era la cadena de montaje de la Volkswagen- uno recuerda que el fútbol es de la gente seria. Gente seria como fue Di Stéfano, que compitió siempre. Gente seria que quiere ganar y se dedica al fútbol, como los italianos, los uruguayos, como Brasil, como esta horrenda Brasil. Gente que se dejaría amputar un brazo por ganar y que actúa en clave de fútbol.

Son días de seriedad en el mundo del fútbol, convendrán. Basta ver las semifinales de este mundial antológico. Brasil, Alemania, Argentina, Holanda. Todos, a su manera, enloquecidos por el título; desde los rezos, el aplastamiento, la fe o el esprint. Sin exotismos, friquis ni rarezas. Culturas balompédicas que han mamado muchos fracasos y triunfos década tras década. 

Gente seria y que quiere ganar. Gente seria, que ama el balón y que no quema guardiolistas en las plazas públicas.

Luego están los otros. Los que hacen política. Los que se cargan a Amor por cuestiones de ego; los que echan a un utillero porque un día les vetó el acceso al vestuario a petición de los futbolistas; los que en un equipo sin hambre renuncian a Alexis y blindan a Pedro; los que tres años después siguen sin fichar centrales. La pasada semana me encontré con un directivo del Barça, viejo conocido. Y claro, fui sincero: “Escolta, que malament tot“. Y el tío dice que sí, y se pone a hablar de su empresa. Inasequible al desaliento, insisto. “Dic el Barça“. Y ahí viene la frase que lleva días retumbando en mi cabeza:

El Barça? Ho fem com a hobby

Ya ven, gente seria. Gente que ficha a Kroos, gente que se encara con tíos que le sacan un palmo. Aquí creeremos en Luis Enrique y en su mala hostia. Pero un club donde el vestuario va en una dirección y quiere ganar y la dirigensia va en la contraria y se dedica al negociet y los rencores va mal. Sencillamente, no es de gente seria. 

5 Comentarios

  1. admin

    8 julio, 2014 at 22:23

    Aquí esta maravilla de Valdano sobre La Saeta Rubia.

    http://deportes.elpais.com/deportes/2014/07/07/actualidad/1404769600_383699.html

  2. Nuñito de la Calzada

    9 julio, 2014 at 7:53

    Que haja guanyat Alemanya (i com ha guanyat) em reconcilia amb el futbol. Sort que gent seriosa com l’aberrant Scolari no ha passat de semis…

    I atents a la purga que mai no cessa: Naval i Costa van darrere de Ricart, Corbella, etc.

  3. Joan De La Cosa

    9 julio, 2014 at 9:46

    Bon dia a tothom,

    No entenc que està passant al nostre Club.

    Tant cecs són que estan fotent al carrer als actors secundaris? (a Txema Corbella prejubilació, a Emili Ricard porta, a Carles Naval despatx i diari, etc…
    No entenen que els pallassos (sense cap ànim despectiu, ho juro) són l’ànima del circ? Que els han de tenir contents perquè ens facin passar-ho bé a tots? Que els secundaris donen molt de suport als pallassos? Que un pallasso trist i emprenyat no fa riure a ningú?

    No entenc res.

    La Bèstia va dir que el Barça és un Club de Futbol i no una empresa !
    Em sembla que alguns “dirigentes” (o tots) encara no ho han entès !

  4. Romerito

    9 julio, 2014 at 12:27

    Us queda una llarga travessa pel desert, amics culés.
    A mi em recorda el Barça dels noranta. Equips fets de “parches”, “desbarajuste” absolut (i sinó, el testimoni de Julio César Romero pot donar fe de com funcionaven les transaccions llavors : http://www.youtube.com/watch?v=xebvhFGHllM), amb l’afegit de tenir la figura intocable d’un jugador que ja ha donat tot el que havia de donar i que acabarà per enfonsar el club per incompareixença i zero implicació.
    Allò que El Profeta va pronosticar (“ens acabarem fent mal”) sembla que comença a ser més que un presagi. Ara ja només falta que comenci el Festival Del Cono Sur: Neymar – Messi – Suárez (llàstima d’Alexis). Només falta un central (o dos, o tres). Aposto per Felipe Melo, només té 31 tacos.

  5. Rodaballo

    9 julio, 2014 at 14:22

    Me trago mis palabras. Nunca antes había deseado con tanta fuerza que Argentina ganase un mundial.