Combinaciones

Los boquiabertos

14 febrero , 2016

El fútbol, como la vida, no es sino una concatenación de repeticiones. Eso nos dijeron. Al ojo observador pocas cosas le sorprenden y los sabios y los cínicos cuentan que la originalidad ha muerto y que su hija bastarda se dedica a copiar bien. Aquí nos tienen: el pueblo de Cruyff, de Romário, Rivaldo, Ronaldinho, Guardiola, Xavi, Iniesta, Messi y Neymar. Lo hemos visto todo un número de veces que se eleva a la ene de nomejodas. Les hemos contado a los dioses del Olimpo cómo se juega a esto y hemos convertido la última década en un clínic dirigido al pueblo mesetario que lleva por título Por qué no sois nadie, por qué sólo sois una Banda de rematadores de córners. Quiero decir, con perdón, que la erección es un fenómenos que nos cuesta conquistar.

En efecto, si hay una afición en el mundo que puede decir que lo ha visto todo, ésa es la del Barça. Lo ha visto todo y bien recientemente, a diferencia de la encomiable y decrépita gente del Santos. No hay pared, triangulación, definición, eslalon o chilena que no tengamos convenientemente registrada en un nuestra legendaria memoria, que resiste a pesar de los quintos y el THC. La palabra sabihondos se inventó para nosotros; somos, no hay duda, el niño repelente y mimado de la historia del fútbol mundial.

Pues bien: en plena racha de 29 partidos seguidos sin palmar, y ante un rival que amenaza con llevarse los puntos y repetir la proeza de la primera vuelta o la del pasado año, el Barça consiguió hacernos sentir como unos preescolares que se asombran ante el hecho del fútbol por primera vez. Faltas a la escuadra, pases antológicos, lambrettaslambrettas, por Cristo Rey!), la imposible asistencia de Messi a Suárez, las croquetas pisadas de Neymar, y el penalti de La Bestia. Todo en una hora y media. Décadas viendo fútbol, y en sólo un rato se nos abre la boca como a mi hijo de cinco meses cuando ve el verde del césped y la multitud trotona.

Que todo ello llegara en día 14 y con Cruyff enfermo no puede conmover más nuestro viejo corazón futbolero. Uno lo había oído muchas veces y lo había recitado algunas más, pero jamás creímos, como hoy, que tot està per fer i tot és possible. Pero la pura verdad es ésa: hay partidos tontos, en febrero, de Liga, que lo cambian todo. Sirven para dejar de lado a los Resabiados y hacer emerger, felices y babeantes, a los Boquiabiertos.

3 Comentarios

  1. admin

    14 febrero, 2016 at 23:32

    Por lo demás, ¡tiemblen!: golazo de James y Marcelo forzará para estar en Roma.

  2. Enric

    15 febrero, 2016 at 6:20

    Ya tiemblo, ante la posibilidad de que el Barça se lleve mogollón de títulos. Y babeo con la probabilidad de que el Madrid se vuelva a quedar en blanco.

  3. admin

    15 febrero, 2016 at 22:41