Actitud

Rumbo a la colleja

7 noviembre , 2016

Tocó en el Pizjuán otro más de esta retahíla de duelos carnales que han enfrentado a los dos equipos en los últimos tiempos. Un Sevilla fiero y vertical, de mucho roce y amarilla, con un Barça que fue a la deriva medio partido hasta que irrumpió La Bestia para perseguir balones, rivales y gritar que esta noche ganábamos.

Ganó el Barça porque tiene a Messi y mantiene un hambre loca y un orgullo muy sudamericano. Ya llegan los fríos y este equipo, lastrado por las lesiones de algunos de sus futbolistas más irremplazables, se mantiene a sólo dos puntos de La Banda, que parece que ha cometido idéntico error al año pasado no aprovechando las dudas del inicio de los azulgrana para distanciarse. No, amiguitos. Aquí estamos. Con La Bestia y sus dos coleguitas esprintando rumbo a la colleja.

La victoria de anoche llegó en un clima de pánico generalizado, pesimismo y desesperación por el juego del equipo. Disculpen una vez más: estamos muy lejos aún de la primavera, estamos dando minutos al personal y estamos sin varias piezas clave. Uno piensa que este vestuario merece más crédito después de lo que ha conseguido en los últimos dos años. Y en fin, pese a todos los horrores denunciados a gritos y con antorchas en la mano, este equipo ha ganado en Bilbao, en Valencia y en Sevilla, pleno de puntos en estadios donde la pasada temporada sólo sumamos cuatro.

Estadísticas a parte, la satisfacción es enorme por haberle remontado al Sevilla después de mucha fricción, mucho aliento en la nuca, mucho contacto y placa-placa. Una gran noche para decir que nos encanta mucho El Arrebato y despedirnos con Tirso de Molina:

Sevilla a voces me llama / el Burlador, y el mayor / gusto que en mí puede haber / es burlar una mujer / y dejalla sin honor.

3 Comentarios

  1. admin

    7 noviembre, 2016 at 0:14

    El de ayer fue el gol 500 de Messi con el Barça, contando amistosos. Por ubicarles, Rivaldo se marchó con 130 oficiales. Y sin embargo, pese a la proeza, lo que dejó La Bestia ayer fue esa croqueta medio cayendo en la frontal del área. Viviremos 1.000 años.

  2. Rodaballo

    15 noviembre, 2016 at 19:51

    Por el amor de Dios, tenga la misericordia de concedernos alguna cosa. Este parón es insoportable.

    • admin

      20 noviembre, 2016 at 18:40

      Acepte mis disculpas. En verdad que la puta Camacha es cada año más insufrible.