Actitud

Enchufados

18 octubre , 2017

“Y entonces miras a tu equipo, a tus chicos; cada uno de ellos dándolo todo, al 100%, porque saben que no puedes conectar y luego desconectar; porque saben que el fútbol es un juego de hábitos; porque saben que el hábito debería consistir en ganar”

Maldito United, David Peace

Ya ven: tras la doble debacle de la Supercopa de España -debacle que se exageró por el rival y por la imagen de un primer tiempo del Bernabéu donde había abuelas y aficionados al twist en la medular- el Barça acumula 11 partidos oficiales con un empate y diez victorias.

La actitud del equipo confirma una serie de asuntos que intuíamos: que dos años de ver al Mal levantar la Champions pesan, que el adiós de Neymar es una tragedia para los sentidos pero un plus en el esquema y que el valverdismo es luz y amor. El equipo golea cuando puede, remonta cuando debe y no se deja ir. Y de esto último nacen los equipos campeones.

Es cierto que en los últimos días se ha dicho y repetido que al Barça le falta calidad. Aquí discrepamos: un equipo con La Bestia, Busquets, Umtiti, Iniesta, Suárez, Piqué, Ter Stegen… Seguro que todo es mejorable, pero ningún otro equipo del mundo tiene tanta sabiduría sobre el campo. Incluso en los peores días, en los días en que aparece por ahí ese forúnculo llamado André Gomes y nos jode el karma Mascherano y reina la espesura en la medular, incluso entonces somos un equipo que no anda desenchufado, porque conoce la lección de Clough, que nos fue contada en Maldito United.

Tiempo habrá para que en este agujero hablemos de ese monumento al fútbol de cuando los hijos de la Gran Bretaña no atentaban contra su propio invento. Pero de Clough avanzaremos una cosa: que sabía, como Valverde, como Messi y como Busquets que para ganar no puede andar uno desenchufándose y reservándose para los días pares, los choques televisados o las movidas de Champions.

Falta todo por recorrer y el camino acaba de empezar, pero uno ve a Umtiti y Busquets, uno mira a La Bestia, y piensa que sí, que poca broma con los equipos que fuerzan cinco goles en propia puerta en un par de meses, con los que remontan en el Alfonso Pérez, con los que le empatan al Atleti a falta de diez minutos de un cabezazo, con los que no perdonan a ningún rival por pequeño que sea.

Avanzaremos, porque somos muy de la erección, que Clough hizo de su vida una venganza y acabó alzando la Copa de Europa.

2 Comentarios

  1. admin

    18 octubre, 2017 at 22:38

    Les confesaré, por lo demás, que a Neymar le estamos dando una buena ración de tratamiento para exnovias jodevidas: ni medio partido le hemos visto, y sólo nos llega algún eco perdido de cierto gol de falta contra algún rival sin nombre.

  2. Costello

    30 octubre, 2017 at 8:23

    Todos los entrenadores tienen sus manías…pero algo debe de hacer A.Gomes muy bien fuera del campo que ya acumula dos místers con crédito ilimitado. Que se siga malgastando a S.Roberto en el lateral cortando su progresión y ritmo y el de Semedo es de tener los huevos muy gordos.