Culturas

  • El Tema

    Qué hermosa semana nos ha deparado el fútbol para explicar el conflicto político que vive Catalunya y la ruina moral que corre al Barça. El domingo, mientras una caterva de chavalotes...

  • Obdulio, amén

    Ocurre que el grado de civilización de una sociedad es inversamente proporcional a su nivel futbolístico. En el caso del pulcro Japón, eso tiene una consecuencua: ni en un millón de...

  • Río del Oro

    “Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”. Rayuela, Julio Cortázar Ri-ver-Pleit son tres sílabas mitológicas que han mecido muchas infancias futboleras. Ayuda el jugar en El Monumental, un estadio...

  • Idilios

    No hay cosa más incómoda y sufrida que un inadaptado. ¿Vieron a Ibra chirriar en el engranaje guardiolano? ¿Recuerdan a Lineker o Popescu con Cruyff? ¿Se acuerdan de cuando Antic entrenó...

  • Balones con forma de tibia (IV): Scott Parker

    Dejen que hoy, en esta sección maravillosa, nos entretengamos con una tremebunda proeza de la Premier League, la competición de la que el poeta dijo estas atronadoras verdades. El mozo de la...

  • Los venerables

    -Forse lei crede che io sia troppo anziano, ma invece…         Italo Calvino, Se una notte d’inverno un viaggiatore     La Copa de Europa debería ser siempre así: dos...

  • Una lección

    Durante todo el día, comparando el potencial de ambos equipos, uno imaginaba el partido Barça-Milan como la colisión entre un Ave última generación y una carroza tirada por dos viejos jamelgos....

  • Confusão!

      El futbol de clubes en Brasil esta lastrado por tres males terribles. En primer lugar, tiene un sistema de competicion indescifrable. Para seguir, es la capital mundial del caos tactico:...

  • Ipanema flota

        En 1890, un estudiante llamado Charles Miller llego a São Paulo con dos balones de futbol y un reglamento de este deporte a un pais que jamas habia gritado...

  • El enemigo

    “Era un cuerpo capaz de desarrollar una enorme fuerza, un cuerpo cruel”. El Gran Gatsby, F. Scott Fizgerald Cuando esperaba a su primer vástago, Rooney frecuentó a una prostituta. Mientras engañaba...

Página siguiente »