Nunca vistos

  • Los nunca vistos (XV): Diego M.

    Eran las 80, una época de fútbol triste, Naranjitos, Recopas, nuñismo creciente, Carrascos y Calderés. A pesar de todo, en algún momento abandonamos el pilla-pilla, los cochecitos y el escondite y...

  • Los nunca vistos (XIV): Dani T.

    Qué mal le sienta la ropa al futbolista a Daniel. Con barriga y sin ella, siempre parece un niño recién crecido a quien nadie actualizó el vestuario. Algunos de sus outfits eran...

  • Los nunca vistos (XIII): Toni P.

      Toni es el bonachón padre de dos criaturas. Pasa de los 40, es velludito y se ríe a menudo de la gente que está por debajo de los 100 kilos....

  • Los nunca vistos (XII): Marcos L.

    Nadie recuerda exactamente cuándo Marcos L. decidió jugar a fútbol en el patio del colegio. Ocurrió de un día para otro, cuando tendría unos 13 años. Hasta ese momento se había...

  • Los nunca vistos (XI): Eduard V.

    Cuarenta niños en clase. Todos menos uno dicen ser del Barça. Al disidente nadie le llama por su nombre, preferimos su sonoro apellido. Es del Espanyol y podría dar una clase...

  • Los nunca vistos (X): Ch.

      Muchos de los que jugaban y entrenaban con él nunca supieron su nombre. Sí su apellido, un monosílabo japo. Por eso, por su condición de portero, su gesto adusto y...

  • Messi: la historia olvidada

    En otoño de 2005 entrevisté en un hotel de Barcelona a Jorge Messi, padre de la Bestia. En poco más de una hora de conversación le dio tiempo a explicarme la...

  • Los nunca vistos (IX): J.

    Barcelona es una ciudad demasiado pequeña como para ocultar ciertas cosas. Barcelona es una ciudad donde ocurren cosas maravillosas y donde circulan malandros de primer orden. En Barcelona se suceden historias...

  • Los nunca vistos (VIII). Raúl P.

        Es posible que alguno de ustedes haya visto en alguna ocasión un glande a punto de la implosión. Esa imagen monstruosa tiene un equivalente en el mundo del futbol:...

  • Los nunca vistos (VII): Raül G.

    Álex S. murió en 1993 siendo un niño. Su nombre invoca desde entonces una sombra de desgracia y de dolor a la generación de los Salesianos de Rocafort que aprendió un...

Página siguiente »