Copa del rey

El silencio de la Bestia

1 Junio , 2015

Transcurrido un día desde La Obra y El Alarido, la imagen regresa en bucle, obsesiva y enloquecedora. Messi recibe en la banda y empieza a tender su trampa. Intuye la presencia de los tres perros de presa que andan a su caza y que le acorralan justo ahí. Y hace lo insensato: ni recula ni da el pase fácil de derrota, sino que comienza su danza maligna en busca de la salida.

La Bestia Parda lo hará mediante tres engaños. Primero, atrae a los cazadores. Les espera deliberadamente, tiene la salida al centro y prefiere la compleja, la que le acerca a la cal. De alguna forma, les está invitando a ser tres, a ser un compacto equipo de caza, una criatura implacable con seis piernas y seis brazos y tres corazones. Ellos caen en la trampa y se acercan a él como imanes hacia metal, magnetizados por el poder que ejerce el argentino con su balón.

Cuando les tiene juntos, cambia de ritmo.

Vean el segundo truco: súbitamente frena y recorta y empieza a buscar las brechas entre ellos. Saca el bisturí -a esa velocidad fácilmente confundible con un hacha- y comprueba que los tres lebreles piensan distinto, corren desacompasados, paran a destiempo y se equivocan a su aire. Los imanes comprenden de pronto que su presa no es un hierro, sino mercurio. Y claro, les atraviesa.

Realizada la burla en la banda, la burla absurda que empezó desde el mismo momento en plantearse la empresa como viable, llega el tercer engaño. Se desboca hacia la portería y en un segundo les hace saber a todos sus cazadores -a los tres que dejó atrás y a los dos que le esperan, aterrorizados- que él no es la presa.

Es el cazador y están perdidos.

Vean la repetición una y otra vez y observen cómo reaccionan sus compañeros de equipo. Hay risas, hay euforia. Alves le grita al mundo “Leo es nuestro, estáis jodidos”. Ter Stegen sabe que levantará el título igual que los rivales saben que no hay esperanza para ellos. El estadio se escinde de cuajo entre los destrozados y los creyentes, que caen rendidos.

¿Y él, qué hace él?

Él, serio, corre al rincón. Evita gritar. Señala a Alves. Sonríe y se frena. Es la apoteosis de La Bestia pero se contiene. Maniene el dominio de sí mismo y, engullido por la piña, tal vez le dirige la palabra a la Historia, al Fútbol. “O mejor dicho, no hablaba, sólo mantenía una especie de misteriosa comunicación que cada vez les acercaba más, despertando en ambos un sentimiento de gozosa incertidumbre…”.

En algún lugar, Bonucci recibe el mensaje. La Bestia acaba de hacer historia en una final y ni siquiera ha gritado su gol. La Bestia volverá a arriesgarlo todo en una semana porque La Bestia tiene un hambre que no podrá saciar esta noche. Y el mundo se estremece ante su silencio.

4 Comentarios

  1. admin

    1 Junio, 2015 at 0:48

    Amigos, empieza una semana grande pero no quiero que se agobien. Relájense y disfruten con la bombita de Suárez.

    https://www.youtube.com/watch?v=wK5ucq-8640#t=0m51s

  2. Desde los madriles

    1 Junio, 2015 at 10:06

    ¿A qué bombita de Suarez se refiere Sr. Albert?

    ¿Cuántos trucos le quedan en la chistera al mago? ¿no tienen pánico cada vez que le ven hacer uno y lamentan que no se lo haya guardado para el próximo partido…? Agobio es poco.

    • admin

      1 Junio, 2015 at 10:39

      La bombita es lo que hizo Suárez al chutar Messi en el primer gol. Vea el link, vaya al segundo 51 y disfrute.

      Por lo demás, sí: agobio es poco. Recuerde que en su última final, el desafío lo lanzó micrófono en mano:

      http://lacavernaazulgrana.com/por-sus-palabras-les-conocereis/

      Éste del sábado da más miedo.

      • Desde los madriles

        1 Junio, 2015 at 11:43

        Jajaja, que bueno lo de Suarez. Les da miedo hasta a sus propios compañeros.