Neonuñismo

  • Ahora que braceamos en caca

    Es bueno recordar a los felices, los bronceados, los de la holgura, los siempre prestos a regalar una lección. Que tengan una gran semana. La década Bordas: https://www.ara.cat/opinio/decada-Bordas_0_2568343233.html    

  • El presidente que odiaba el fútbol

    Y dice la leyenda, queridos niños, que Josep Maria Bartomeu Floreta intentó hace poco más de un año fichar para la causa a una leyenda del Barça, un exjugador respetado, un...

  • El Barça no es el Barça

    Muchos no nos atrevemos aún a visitar Youtube ni a repasar los vídeos recopilatorios que han comenzado a circular por Youtube. Muchos pensamos aún que la invalidez de no sé qué...

  • La guerra que importa

    -¿Cuánto se necesita para formar una tormenta? -preguntó la tabernera con calma. Historia de dos ciudades, Charles Dickens Fue Cruyff, está documentado, quien allá por el año 1988 pronunció una frase en...

  • Abandone el edificio con las manos en alto

    Disculpen si alargamos un día más, sólo uno, la pataleta, no alcanza para más este agujero: el bloguero de bien empieza sus posts creyéndose Conan y los acaba sabiéndose el puto...

  • El hundimiento

    “Aquella casa era, en realidad, como la vida de uno mismo. Y entonces… ¡Bum! Los Stukas. Los obuses. Y aquella vida, como las casas de los alrededores, vuela en mil pedazos....

  • El depredador de rinocerontes

    Barcelona es una ciudad muy pequeña, tanto, que se tarda muy poco en saber cuándo uno va con los buenos y cuándo con los malos. Por razones que no vienen al caso...

  • Clases de persona

    Perpetrar lo perpetrado era posible tan sólo desde la cobardía, el rencor, el desprecio absoluto por el dinero gestionado y un desconocimiento oceánico de lo que son las redes sociales. Y...

  • Como Gaspart y Gil

    Era 28 de enero de 2003. Aznar mandaba en España, Pujol en Catalunya y don Juan Gaspart en el Barça. Algún poeta podría haber dicho que era el peor de los...

  • Nuestro niño feo

    “Realment era un nen lleig. Però, pel que veia, em feia l’efecte que Bud i Olla no n’estaven massa amoïnats. I si ho estaven, potser simplement pensaven: “Bé, d’acord, és lleig....

Página siguiente »