Neonuñismo

  • Club Punt X

    En algún lugar de las desoladas llanuras occidentales de este nuestro Mordor existe un honrado municipio llamado Torrefarrera, conocido allende sus fronteras por un gigantesco local dedicado al comercio de carne...

  • El búnker profanado

    ¿Y cómo cojones iba a funcionar la cosa en semejante casa de lenocinio? La pregunta se repite en las últimas horas con distintos grados de histeria, oscilando desde el nivel ‘ha...

  • 2019, Punk

    Es picar el tió, comer la uva, sufrir los ataques de nostalgia kitsch de estas fechas y mira por dónde, acordarnos de que nuestro intrascendente paso por este mundo es cosa...

  • La mitad mala

    “Y todos esos que cuando llegué eran sólo rostros sin sentido o contenido, y de quienes sólo había registrado la edad y constitución, más o menos como si fueran animales, un...

  • Nos quedaba el respeto

    Arranca el Mundial y La Bestia Parda vuelve a enfundarse la albiceleste con su dorsal -el 10- y su nombre -Sísifo- para aracar la cumbre más difícil que uno pueda imaginar....

  • Autopsia (I). Prohibido regar el ‘hortet’

    Uno de siete, uno de siete, uno de siete. Sin compartir la histeria colectiva ante las dificultades del equipo en la Champions -como saben, Cruyff ganó una; Guardiola, un par, y...

  • Una derrota total

    Ubicación de superlujo, de última casilla de Monopoly. En pleno paseo de Gràcia. En un día soleado y de promesas. Pero es pisar el inmueble y arreciar un fulminante ataque de...

  • Ajax, Cif y un estropajo

    “Que yo recordara, ese salón sólo se usaba en las grandes ocasiones. Ahora, el enorme televisor de mi padre estaba colocado en medio de la estancia, y había puesto enfrente dos...

  • La casa de putas

    Ahora que pujamos con el fútbol chino y que volvemos a fichar tíos porque los quiere el Madrid o por un partido bueno en julio, ahora que la planificación deportiva ha...

  • La eterna adolescencia

    Había un momento mágico en las juntas de compromisarios del rosellismo: los directivos entraban mientras sonaba el himno del Barça; a continuación, Sandro, con mirada grave, pedía un minuto de silencio...

Página siguiente »