Champions

Las magnitudes de Araujo

1 abril , 2024

1,88, hace el angelito; y 79 kilos, pocos nos parecen. Estamos en abril, la primavera ha despertado al Barça y cruel sangre almogàver corre contra pronóstico por nuestras venas. Los partidos ya no son una forma de flagelación, sino una oportunidad de causar dolor. Y espera el horror, ese formidable supervillano, esa basura hecha club de fútbol. Espera el PSG.

El cruce nos pilla tan extasiados con nuestros niños, tan felices con la ausencia de De Fraud, tan asombrados del rapto primaveral de nuestros abuelastros, que a penas tenemos tiempo de recordar a Dembélé, ni de preocuparnos por el sociópata de Luis Enrique. Pero sí sabemos que más de media eliminatoria va exacta y concretamente de contener a Mbappé, el más gran velocista del fútbol mundial, el Usain del balón.

Y el asunto nos pilla justamente cuando nos estábamos planteando si Araujo por 80 ¡o por 100! es una venta que haya que cerrar este verano. Uno asume que Koundé, que vuelve a ser Koundé y no el manta infame que se arrastró de agosto a febrero, jugará por el centro, por lo que el bigardo uruguayo, nuestro mejor defensor a campo abierto, estará en el lateral diestro tratando de contener al velocirraptor [y conviene recordar, ahora y siempre, que los jugadores que lo basan todo en el sprint son una casta inferior; y en este insólito y febroso momento, este cavernario quiere glosar la figura de Emery, que en su día entrenó a Mbappé y Neymar y tras meses de observación no tenía duda de que el bueno era el brasileño].

Para medir el asunto, no se puede ni parpadear. En octavos, ante la Real, Mbappé tuvo cinco ocasiones. En total les dedicó 18 segundos. Tres fueron para adentro. Conviene asumir pues, que además de lo que puedan hacer las ayudas defensivas y Ter Stegen, a Araujo, 80 millonazos por semejante desastre técnico, le necesitamos exactamente para gestionar esos 18 segundos a lo largo de la eliminatoria.

¿Qué harían ustedes? Aquí lo tenemos claro: si quiere seguir, que se lo gane. Que se aplique con Mbappé, y cuando toque, con Vinicius, nadie más a su nivel, y se gane estar en el mejor equipo del mundo. ¿Renunciar a 80, a 100 millones, por un jugador que es clave en duelos de 60 segundos a lo largo de una temporada? Pues hacia aquí ha ido el fútbol, cada vez más eléctrico. Díganme ustedes: ¿qué valen unas semifinales de Champions? ¿Qué vale un nuevo título europeo?

Nuestra titán de 1,88 tiene ante sí 18 segundos para reflexionar sobre el asunto.

You must be logged in to post a comment Login

Comentar