Neonuñismo

Abandone el edificio con las manos en alto

20 agosto , 2020

Disculpen si alargamos un día más, sólo uno, la pataleta, no alcanza para más este agujero: el bloguero de bien empieza sus posts creyéndose Conan y los acaba sabiéndose el puto Milú. Disculpen, decíamos, que nos resistamos aún a hablar de Koeman, del papel de Messi, si lo tiene, del número de ataúdes que deben tener los lujosos funerales de los de su cofradía. Disculpen si nos resistimos a volver nuestra embobada mirada a los infinitos encantos del balón. Pero es que causa asombro la salida en línea recta de Bartomeu. Sin rueda de prensa. Sin dimisiones. Sin acortar un solo día su corrosivo mandato.

Sin una disculpa, sin una vivificante sesión de expiación pública.

Es bello sentir tanta impotencia y tanto odio, es bello porque rara vez nos preocupa tanto la res pública y amigos, justamente de eso estamos hablando. De proteger el patrimonio colectivo, lo que a tantos nos pertenece. De denunciar una demolición cultural sin precedentes. De autodefensa.

En el plácido siglo XXI de las horribles crisis seguidas con tele de pago e infinidad de megas en el smartphone, uno acaba pensando que en las grandes liadas al final desembarca alguien (un fiscal justiciero, los Mossos, los cascos azules, estudiantes chinos traídos para la ocasión, José Ramón Alexanco, ALGUIEN) y dice basta, usted, para el trullo. Pero eso no ha ocurrido en este caso. Los anticuerpos no han existido.

Y es curioso porque pocas cosas tan importantes ha generado la cultura catalana como el Barça. Y lo están matando desde hace una década antes nuestros alucinados ojos, con imprescindibles silencios mediáticos y el plácet de la analfabeta turba nuñista. Tiempo habrá para depurar responsabilidades y complicidades, porque conviene recordar, para más inri, que una simple denuncia anónima acabó con el derrumbe del templo de corrupción edificado por Fèlix Millet en el Palau de la Música. En total, el prócer robó unos 23 millones de euros. 23 millones, nos morimos de la risa pensando en lo que se ha llegado a hacer en esta institución colosal y amateur de la era Sandromeu.

Lo que se ha hecho en el mejor Barça de la historia en esta década de rencor y analfabetismo no tiene precedentes. Se ha denunciado centenares de veces a lo largo de años. Y hablamos de dinero, mucho, pero también de algo mucho más importante. Si un fondo chino comprara mañana la Fundació Picasso y decidiera cubrir de heces cada una de las obras, ¿intervendría alguien? ¿Nos parecería a todos OK en nombre de la libertad de empresa? ¿Diríamos que da igual, que en cinco años se van? Si tres directivos sonados o corruptos o bajo el influjo de potentes drogas decidieran trasladar la fábrica de Seat a Toledo, al mismísmo Alcázar, ¿diría alguien algo? Si Colau diera luz verde a una fábrica de cemento en plena playa de la Barceloneta, ¿qué legión de leguleyos no caería sobre ella en pos de la protección del patrimonio público? Si la Associació d’Amics de la Rambla cayera en manos de un par de cretinos de Esade y decidieran convertir la calle en un estercolero para superar quién sabe qué trauma infantil, ¿alguien podría frenarles?

No ha sido así en el Barça. No ha salido al rescate Hari Seldon. No ha tronado el megáfono de los SWAT un “salgan con las manos por encima de la cabeza”. No ha habido pinchazos telefónicos previos al desembarco de un ejército de burócratas de la ley. Y ninguno de los 600 pulgares de las 300 familias han bajado porque son esos ilustres dígitos poco dados al fútbol: le llaman foot-ball y lo consideran un bárbaro entretenimiento para el vulgo.

Precisamente porque a las elites se la suda habría que proteger con uñas y dientes este espacio de nuestra vida individual y colectiva. Precisamente por ello hay que rabiar. Y repetir que tenemos razón, y que Gaspart es Churchill comparado con Rosell y Bartomeu. Nos queda la rabia, sí, y nos queda la memoria y la esperanza de coincidir en algún espacio público para desenfundar un zapato, lanzar un exabrupto, o cagarnos en cristo rey. Esto ha sido un secuestro. Y los secuestrados, por si no lo han notado, hemos sido nosotros.

5 Comentarios

  1. Culé de Chamberí

    20 agosto, 2020 at 23:44

    Estoy de rodillas, alabando al cielo por semejante desembarco de verdades.

    • Totem

      21 agosto, 2020 at 13:29

      Éste último comentario, da de pleno en la diana. Este cavernario es un verdadero milagro. Y no de esos que imploran los meapilas, sino de los que cuando es necesario, se despojan de su porte de lord dieciochesco y se atreven a defecar públicamente sobre ese estereotipo que llaman cristo rey.
      Aun así, no sé porqué empiezas pidiendo disculpas, como quien invade competencias ajenas de las que no le corresponde hablar. Confieso que pensé para mis adentros: vaya, después de haber puesto a parir a todos los mandamases del club, a la turba de rebuznadores que les han votado y aplaudido, y a las envejecidas e inmovilistas vacas sagradas de nuestra plantilla, ahora se arrepiente y va a recular. Esos programas que actúan desde los oscuros dominios de nuestro inconsciente y que fueron instalados para asentar nuestras raíces judeocristianas, le dicen que no es quién para tirarle a nadie ninguna piedra porque él no está libre de pecado. Y le ordenan que entone el mes culpa y se autoflagele. Acabará el artículo diluyendo su autoría entre el anonimato de la multitud exclamando “todos somos Bartomeu”. Pero no lo has hecho. Has aguantado el tirón. Bien por tí, Albert. Por principios, procuro no arrodillarme ante nadie, porque mi ideal es y será el autogobierno de cada conciencia, pero me pongo en pie ante tí y te expreso mi gratitud con un largo y sentido aplauso.
      Al asociar el nombre de Bartomeu con los de Millet o Pujol, es evidente que deseas que acaben con sus huesos en un destino carcelario común, o que al menos sufran el menosprecio y las imprecaciones de sus conciudadanos en restaurantes y demás lugares de boato y reconocimiento público. Sospechas que ni la fiscalía jerarquizada ni los culés maltratados van a hacer realidad tu deseo de saludable justicia. Y mientras esa junta sigue ganando tiempo sin ser expulsada de sus cargos, y maniobrando descartes y fichajes con las ya maltrechas arcas del club, para que se calmen los ánimos todavía encabronados y así salvar su culo aunque hundan definitivamente al club. Y concluyes sentenciando que han fallado los anticuerpos. Garrafal error de concepto. Ellos, la actual directiva y la turbamulta de descerebrados nuñistas, que odiaron a Cruiff porque el talento pone en evidencia su cutre y agusanada condición , nunca van a sufrir un ataque de ningún anticuerpo. ¡Porque ellos constituyen el organismo! Son amplia mayoría. Los anticuerpos atacan a quienes identifican como virus intrusos , disidentes minoritarios que ponen en peligro la estabilidad de su negocio. El problema nunca ha sido sólo el famoso 3% de “comisión” destinado a los gestores políticos por administrar los intereses de esas 300 familias, mientras fingen representar a sus votantes. El gran problemón siempre ha sido el 70% de seguidores incondicionales, la numerosa legión de “ratas” disfrazadas de personas que acompañan y respaldan todas las estrategias de sus amos vampiros.
      ¿Significa esa triste y cruda realidad que debemos abandonar toda esperanza de cambiar el estado de las cosas? No necesariamente. Es muy posible que una minoría consiga doblegar a una aplastante mayoría. Nos lo demuestra constantemente el hecho de que un escaso puñado de magnates cercanos al vértice de la pirámide en su juego de monopoli, manipulen las voluntades de casi 8000 millones de individuos, pongan y quiten gobiernos a su antojo, ganen todas las elecciones aunque nunca se presenten como candidatos, y en definitiva, les controlen haciéndoles creer a los esclavos del siglo XXI que son ciudadanos libres. A mí me controlan de hecho, pero al menos no me trago su cuento de que soy libre, obligado a decidir entre quienes ellos ya han elegido.
      Así que el reto es cuestión de saber mover con inteligencia esos mismos hilos que ya mueven esos yonquis del poder, pero con un objetivo radicalmente contrario. Casi nada.
      Un último matiz. Afirmas que las élites ningunean el balón-pie porque para ellos es un mero pasatiempo bárbaro para el vulgo. Discrepo. Desde los tiempos del imperio romano, los poderes fácticos aprendieron que para mantener subyugada a la plebe durante muchos años, tan importante como garantizarle el pan era inyectarles las dosis de circo necesario. Es tan esencial para mantener su orden que en la actual pandemia, se apresuraron a reponer el fútbol, aunque fuera sin público, por encima de cualquier riesgo de contagio. Y no sólo para cumplir con los contratos televisivos y derechos de imagen, sino porque para todos los gobiernos europeos era vital que los confinados recuperaran el entretenimiento de su champion favorita. No vaya a ser que les dé por pensar y les acaben viendo como ineptos negligentes criminales.
      Para tí y al menos también para mí, el fútbol no es sólo un juego con una pelotita. Todo nuestro mundo futbolero es una metáfora de la vida. En ese campo de juego, en sus gradas y extensiones mediáticas, se viven concentradas todas nuestras pulsiones vitales, nuestras bajas pasiones depredadoras y nuestros sueños de grandeza, nuestros instintos rastreros , tramposos y marrulleros, así como nuestra ética de fair play, nuestra crueldad natural y nuestra nobleza. Ya sé que los taurinos utilizan el mismo argumento. La gran diferencia es que mientras ellos aplauden mientras se tortura al astado hasta morir desangrado, nosotros paramos el partido cuando algún jugador, se desploma en el campo por un paro cardíaco. Eso sí, al salir del campo, cuando creen que ya no les filma ninguna cámara, los ultras de cada equipo se lían a navajazos en sus reyertas, y en las tertulias futboleras están como hienas esperando oler la debilidad de algún gladiador o entrenador de gladiadores para hacer sangre y que la audiencia no cambie de canal. Sabemos aparentar ser más civilizados que los creyentes en la tauromaquia, y por tanto más hipócritas.
      Pero es lo que hay, así funciona, y las élites del poder actual saben que, desde que las religiones pasaron a tener un papel casi insignificante en el control de las conciencia, pues el Vaticano pasó de amedrentar con el infierno a sus infieles, a convertirse en una próspera empresa inmobiliaria, ese gran circo futbolero es un instrumento clave para entretener al vulgo, y garantizar que siga siendo tan vulgar como incapaz de pensar por sí mismo.
      Por eso me asombra que hayas sido capaz de preservar vivo el latido de tu caverna, y que tus relatos no hayan sucumbido a esa presión de la dictadura de la uniformidad mediocre, que hayas sabido mirar con lucidez y expresarla con tu propia elegancia, sello de tu caverna con denominación de origen.
      Así que allá va mi nueva propuesta, corrigiendo y mejorando una anterior. Albert Martín Vidal ¿Porqué no te planteas llegar a presidir algún día al Barça de tus amores? Si Messi quiere seguir dándonos alegrías, que se encargue de descubrir a los nuevos talentos. Pero contigo en la presidencia, nadie dudaría de tu eterna fidelidad blaugrana , de tu pasión culé que vela por el futuro del club por encima de cualquier puta pela, y de la épica de tu relato que debe ser capaz de transmitir cualquier liderazgo que se precie. Si algún día te decides, mi voto de confianza ya lo tienes . Sólo necesitarías el apoyo de algunas de esas 300 familias… Así es que no me hagas quedar mal y te dediques a partir de ahora a chismorrear sobre si a Koeman le va la buena vida, qué come y bebe en los restaurantes de tu ciudad, a qué hora se acuesta, o si Shakira piensa dejar a Piqué porque a perro flaco, todo son pulgas… aunque toda esa basura te hiciera más popular.

      • Pájaro Espino

        21 agosto, 2020 at 14:31

        “En cuanto eres tibio, ni frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”
        Apocalipsis de Juan, 3, 15-19

        Pues compañeros de dichas y desdichas blaugranas, a mí lo que me sigue asombrando es la reacción de muchos que decían ser seguidores del Barça. Han pasado varios días desde la debacle histórica ante el Bayern, y en las redes, sigue siendo fácil encontrarse con supuestos culés que maldicen su pertenencia al club y que se borran. Como si la emoción de llevar los colores en tus entrañas, fuera como uno de esos sellos con derecho a consumición con los que te marcan la muñeca al entrar en las discotecas y que te puedes quitar con un poco de agua y jabón en cuanto te bebes tu cubata. Alucino con la entereza personal de esos aficionados.
        Pero aunque me toque las pelotas que haya tanto capullo deslenguado, prefiero que se retraten en estas situaciones de dificultad para el club. Que se larguen ya y no vuelvan.
        Aunque después de hacer la limpia de jubilar a nuestros laureados divos, echar a toda la directiva, y despedir por el retrovisor a las hordas de pseudoaficionados, nos quedemos con lo puesto y tengamos que empezar de casi cero, como aquellos viejos culones de la Escupidera, más próximos a nuestros orígenes.
        Ellos no podían saberlo, pero yo ahora sí sé qué es lo que mascaban y escupían al suelo nuestros ancestros : a vosotros, culés bastardos que íbais a chupar de la teta que ellos os legaron, hasta dejarla seca y escuálida, y buscaros otra cualquiera de la que seguir mamando. Hasta nunca niñatos farsantes

  2. Pep Soler

    22 agosto, 2020 at 20:23

    El otro dia hablando con un amigo muy futbolero del partido de los 8 goles y viendo q solo hablábamos de futbol, le pregunté al estilo perez esquerdo “y qué bartumeu?”, le pasa algo a bartumeu? contestó, “nada nada sigue bien,no sufras”.
    Otro amiguete-socio “molt cremat amb aquesta junta” y de “la resistencia del palau” (poca feina),me comentó q mas adelante votaria x el vot de censura “quan siguem més””a veure com van les coses”.Ahora ya tienen a Saras “és molt barcelonista el Saras,Pep” i “Koeman em fa trempar, és molt de la pedrera i Cruyffista”
    Sosis q diuen”com vaig poder votar a Rosell i Bartu?, quina vergonya em fa”,tambien votaron a nuñez pero no se acuerdan y lo volverian a hacer”economicament ho va fer molt bé,Pep”
    No hay nada q hacer y el q mejor lo sabe es Bartu/rosell, tuvieron a Nuñez de referente (aguantó 23 años con el favor de 25000 morenos)
    En 120 años de historia,ninguna junta tuvo el extra de la publicidad en la camiseta.Ellos llevan 10 años !!!!!(a 50mll x año de promedio) y han de cuadrar las cuentas como pueden(neto,arthur…) para unos beneficios de chiste(7,6,11,2…).Sin publicidad donde estaríamos?
    Cedemos jugadores y los recuperamos pagando( Deulofeu,Cucurella,Denis..)
    Seguimos con el “B” en segunda B pq Ansu i Riqui no les pudieron ayudar “l’any q vé tindran ficha del primer equip, no els hi podem fer això”
    Braida, rexach,migueli,fusté…..q hacen? q han hecho?. Ya lo dijo el bó del Sandruscu “pq ha de ser El Cruyff president d’honor i no el Charly?”
    Tenemos lo q nos merecemos y siempre ha sido asi.”això no toca”,”anar fent”” conxorxes, mans negres,conspiracions” Cortamos la meridiana cada dia pq “ni un pas enrera”….como diria el final de un chiste de Eugenio “y ezu pa qué?”
    De totes maneres els q estimem Cruyff,Guardiola,Xavi i Messi, crec q som una mica més feliços !!!!!!!

    • César Balseyro

      23 agosto, 2020 at 11:40

      Me ha emocionado este último comentario de Pep Soler, por su cercanía al club y por su conocimiento exhaustivo y detallado de su realidad cotidiana, de sus números contables y de la psicología mayoritaria del socio culé. Y me ha emocionado porque yo nunca he podido tener una cercanía tan física con el club de mis amores. Cuando tan solo tenía 6 añitos, mis padres me “secuestraron” de la ciudad condal en la que nací y de su vergel blaugrana, y me desterraron al desierto alicantino, en cuyo exilio subsisto desde hace medio siglo. Desde entonces, tanto mi lejanía geográfica como la cultural estuvieron garantizadas. Ésta última al ni siquiera poder expresarme en la lengua catalana, pues ya antes de mi exilio , mi madre decidió que no iba a ser esa mi lengua materna.
      Afortunadamente la entiendo con bastante soltura, pero ni sé hablarla ni escribirla. Por eso se me escapa escribir Chavi en vez de Xavi. También escribo Cruiff en vez de Cruyff, pero eso es porque no acostumbro a relatar historias futbolísticas. Ahora bien, lo que nunca pudieron arrebatarme, ni las decisiones familiares ni las distancias, fue mi pasión culé. La primera y única vez que pude experimentar la vivencia tantas veces soñada de estar en el Camp Nou, fue como adolescente, con ocasión de un Gamper. El flechazo de ese primer y único amor, se entiende de alma futbolera, perdura para mí en el tiempo con toda su carga emocional intacta. Y desde entonces mi locura culé me llevó a extremos tan paranoicos y desequilibrados, como no querer ver por tv en directo ciertos partidos decisivos, para no tener que soportar el dolor de una posible derrota. Pero así es esta sinrazón pasional cuando se lleva dentro. La misma que me encabrona con la actual junta directiva cuando veo que utiliza sus armas de destrucción masiva contra este club al que tanto quiero, y la misma que me cabrea contra los socios mayoritarios de este club, no sólo por haber elegido a este nefasto presidente , sino por la actitud de autocomplacencia y resignación con que siguen tolerando su presencia en esa poltrona. La misma locura que me hace descubrirme en este entrañable rincón cavernícola, y siguiendo el ejemplo de mi anterior comentarista, identificarme con mi nombre y apellido verdadero, quitándome la máscara de mis anteriores pseudónimos como Obiwan Ignorado, Culé a secas, Totem o Pájaro Espino. ¿Debería disculparme por utilizar estas estratagemas de ocultación?. Para nada. Porque lo permiten las reglas de este blog , que por suerte, aún sigue siendo un pequeño reducto de “libre” expresión. en el que se permite decir y hacerlo que a uno le da la gana, siempre, claro está, que respete ciertos límites de decencia y decoro.
      Eso sí, mantengo mi propuesta para aupar a Albert, nuestro primer espada cavernícola, a la presidencia de nuestro club. ¿Una completa locura imposible? Tal vez,¿ y qué?. ¿ Acaso esta pandemia que ahora invade nuestras vidas y nos deja con el culo al aire, no ha dejado de manifiesto, con clara evidencia, que nuestra sociedad no es más que un puto manicomio?

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*