• La Caverna: nuevas embajadas

    Detrás de este rincón y del drenaje de tiempo y energía que comporta ha habido casi siempre un simpático empleador que pagaba la fiesta. En los últimos años, hemos debido nuestra...

  • El presidente que odiaba el fútbol

    Y dice la leyenda, queridos niños, que Josep Maria Bartomeu Floreta intentó hace poco más de un año fichar para la causa a una leyenda del Barça, un exjugador respetado, un...

  • El Rónald

    Introito. Seamos decentes. ¿Recuerdan esa cumbre del pensamiento abstracto conocido como banco malo? Les recuerdo: el Estado creó una sociedad, le traspasó toda la mierda infame que existía en los bancos...

  • El Clásico desnudo

    Entreguemos el partido de nuestra vida al covid y será como dejarlo en las inmisericordes manos de Marie Kondo y Bea Johnson. Tirarán lo superfluo, lo que contamina, lo ya olvidado,...

  • La venganza del 25 de agosto

    “Mañana en la batalla piensa en mí, y caiga tu espada sin filo. Mañana en la batalla piensa en mí, cuando fui mortal, y caiga herrumbrosa tu lanza. Pese yo mañana...

  • Demolition Man

    Fue un nueve contracultural. Demasiado tórax, demasiada cadera, disulpen, demasiado gol. Los grandes delanteros centros del Barça DC resultaron ser artistas de la virguería como Romário, animales desbocados que podían iniciar...

  • El hombre del saco

    “And like a lot of dreams it had a monster at the end of it” True Detective -Al final vendrá papá y os cagaréis. Y pasan los años y se repiten...

  • El Barça no es el Barça

    Muchos no nos atrevemos aún a visitar Youtube ni a repasar los vídeos recopilatorios que han comenzado a circular por Youtube. Muchos pensamos aún que la invalidez de no sé qué...

  • La guerra que importa

    -¿Cuánto se necesita para formar una tormenta? -preguntó la tabernera con calma. Historia de dos ciudades, Charles Dickens Fue Cruyff, está documentado, quien allá por el año 1988 pronunció una frase en...

  • Abandone el edificio con las manos en alto

    Disculpen si alargamos un día más, sólo uno, la pataleta, no alcanza para más este agujero: el bloguero de bien empieza sus posts creyéndose Conan y los acaba sabiéndose el puto...

« Página anteriorPágina siguiente »