Ecos

La maldición de Van Gaal

10 Octubre , 2013

El Barça debe mucho a las discotecas de la ciudad. También a las incalculables posibilidades de ocio que una ciudad como Barcelona ofrece a sus lozanos y millonarios futbolistas. Piensen en Romário, qué año de placeres sin fin nos regaló, él, consumado experto en el arte de cerrar locales de madrugada. Recuerden todas esas declaraciones de cracks de todo pelaje asegurando que sí, que son muy felices en esta ciudad (créanme: no hablan sólo del tiempo). Admitamos también que resulta imposible entender al Barça rotundo de hoy sin la figura de Ronaldinho, como resulta imposible entender al gran Ronaldinho sin la noche barcelonesa. Estamos, en efecto, muy agradecidos al sector del ocio de la ciudad.

[Borren esa sonrisa, que ahora aparece Van Gaal].

Van Gaal fue un señor muy serio que con una plantilla descomunal logró el milagro de parir un fútbol de menú de siete euros. Entre otras atrocidades, jugaba con mediapuntas. Sí, amigos: como Mourinho, casualmente su ayudante en la época. Van Gaal tuvo, además, la desfachatez de traerse a medio Ajax; increíblemente las calles no se llenaron de peligrosas y armadas turbas culés. Pero aquel hombre, profesional serio y puntilloso, también dejó gotas de verdad en aquellos tiempos tristes: “Tú no tienes ritmo”, le dijo una soleada mañana a Òscar Garcia, que se lesionaba continuamente. Van Gaal, que fue convenientemente arrollado por los medios, no mentía. Ocurre que un jugador que no piensa en fútbol difícilmente brilla en la elite y, a menudo, sorpresa, atrae el infortunio hacia su persona. 

Pensaba en ello porque ocurre que este cavernario tiene la suerte de haberse ganado la amistad del legendario Doctor Noche. Cuando ustedes están en fase REM, esta criatura mitológica se desliza, feliz, por los reservados de las discotecas más caras de la ciudad. Cuando ustedes roncan, el Doctor Noche ensaya unos alegres bailecitos. Cuando amanece, el Doctor Noche pedalea, puesto que nuestro dichoso Doctor Noche se ha hecho del Bicing. Noche sí, noche también. Y muy de vez en cuando, el Doctor Noche manda un whatsapp explicando qué jugador está en qué discoteca, en qué momento, y pertrechado bajo qué gorra. No piensen que lo hace con ánimo censor, en absoluto, él es un espíritu libre que disfruta viendo a la gente feliz. 

En este agujero compartimos el jovial espíritu deportivo del Doctor Noche y creemos que nuestros chavales tienen que divertirse. Constatamos, no obstante, que es una verdadera fatalidad que entre un encuentro con el Doctor Noche y una lesión muscular transcurran sólo un puñado de horas. No apelaremos aquí a códigos de honor ninja ni blandiremos las normas de conducta del Libro de Malaquías, pero sí reivindicaremos algo más simple: en la era de las profecías autocumplidas, en plena dictadura del karma, la prudencia nunca está de más.

Digámoslo claro: todos en el ancho universo culé hemos asumido en un crucial instante de la vida que jamás seremos Romário ni Ronaldinho. Todos, en algún momento, hemos ocultado en un rincón de la oficina, justo detrás de la pantalla del ordenador, nuestra jaqueca. Todos, en suma, hemos acallado las náuseas junto a la garrafa de agua mientras comprendemos, mierda, que la maldición de Van Gaal existe. 

18 Comentarios

  1. admin

    10 Octubre, 2013 at 20:33

  2. Marc

    11 Octubre, 2013 at 6:19

    Vol dir això que Déu Nostru Sinyó surt de festa deixant la dona i una criatureta d’un any a casa desamparats?

    ps: magnífic post. Magnífic.

    • admin

      11 Octubre, 2013 at 6:30

      Si a Romário i a Ronaldinho els ho perdonem tot, comprendràs que a Messi una mica més.

      • Marc

        11 Octubre, 2013 at 18:43

        Messi com si els deixa abandonats.

  3. Vanfadi

    11 Octubre, 2013 at 11:12

    Ostres, els fiestons tb el deixen KO? això vol dir q és tb és huma? Shit! Pensaba q teniem un superhero!

  4. Rodaballo

    11 Octubre, 2013 at 13:33

    no me creo nada, a no ser que esté de otros.

    • Rodaballo

      11 Octubre, 2013 at 13:34

      (no me creo nada, a no ser que esté hablando de otros)

  5. Nuñito de la Calzada

    11 Octubre, 2013 at 15:17

    Doncs, res, estupendo! I rematem amb açò: http://latdp.cat/article/foto-messi-sen-va-a-sopar-amb-deco/. Cada dia tinc més clar que li queden un any o dos i va fora de l’equip amb un traspàs. És el que està esperant Sandruscu i ell li ho donarà pastadet.

  6. Rodaballo

    11 Octubre, 2013 at 16:21

    Aprieten fuerte los puños, cierren los ojos y repitan varias veces: “No es verdad lo que Albert Martín insinúa, No es verdad lo que Albert Martín insinúa, No es verdad lo que Albert Martín insinúa”.

    • admin

      12 Octubre, 2013 at 8:34

      No es verdad lo que Rodaballo creyó que Albert Martín insinuaba.

  7. Diego

    11 Octubre, 2013 at 17:02

    Amigos yo diría que lo de Albert debe ir más por ese lateral izquierdo que acaba de recaer 6 semanas de su lesión muscular. Teniendo en cuenta que Adriano ya le estaba comiendo la tostada…

  8. Marc

    11 Octubre, 2013 at 18:44

    Òbviament, lo de Messi era broma, senyors. Jo també aposto pel senyor aquest que diu que és lateral esquerra i que tanca menys en defensa que un cono. (i no parlo d’Arbeloa)

  9. Rodaballo

    14 Octubre, 2013 at 9:51

    No está de más reconocer públicamente que me he dejado llevar por el pánico, ante lo cual acepto deportivamente el pitorreo.
    Por otra parte, a mí me preocupa más que no se sude en el campo que el que se sude en la pista de baile, y creo que de eso no nos podemos quejar de momento con según quién.
    De Arbeloa leo en todos los sitios que como persona es un tío majísimo. Ahí queda eso.

    • admin

      14 Octubre, 2013 at 11:58

      Corroboro su apreciación. Pero ocurre que era el más fanático de los mourinhistas y que de su bota derecha(por no hablar de la zurda) jamás ha salido nada digno de un profesional. Patadas al margen.

  10. admin

    15 Octubre, 2013 at 16:18

  11. Rodaballo

    17 Octubre, 2013 at 18:11

    echo de menos a Tolstoi

  12. Pingback: La estrella y el groupie - La caverna azulgrana

  13. Pingback: Los cates (I): Todos contra Valdés - La caverna azulgrana