Actitud

Sonreír y ganar

3 abril , 2018

Se acerca la eliminatoria contra la Roma y el corazón nos late con fuerza. En juego, la Champions, media vida, daríamos un brazo y una pierna por no quedar fuera de la mejor competición del planeta; 180 minutos nos separan de volver a vernos con La Bestia en unas semifinales, de presenciar su cara de androide en territorio Jordan.

El contexto es claro: esto es fútbol, y ni siquiera contra el Logroñés puedes estar tranquilo al 100%.

El subtexto, también: la Roma es una risa y será masacrada.

La cuestión nos suscita, seamos sinceros, un enorme desasoiego. En tanto que catalanes, la retórica de la botigueta y los valors reprimen toda tentación optimista. En tanto que católicos, cualquier inclinación feliz nos desata una culpabilidad implacable. En tanto que culers, sabemos que el pasado año nos echó la Juve en cuartos, cuando veníamos lanzados de la proeza ante el PSG. Y por último, en tanto que homo sapiens somos conscientes de que la Roma tiene a un puñado de buenos futbolistas y no es tercera en Italia por casualidad.

La cuestión emerge. ¿Puede uno ganar siendo optimista? ¿Es pecado capital ver la vida como una sucesión de hechos felices? ¿Puede uno escapar al desastre a pesar de no ir todo el día con el culo prieto y la cabeza gacha? ¿Puede uno competir bien sabiéndose mejor?

Sospechamos que la respuesta es que sí. Que muy pocas corazones en el vestuario del Barça viven el asunto con miedo, que aún menos en el del rival se sienten optimistas. Esa Roma con varios descartes del Sevilla en el once. Esa Roma con dos futbolistas que son pasto de Instagram como Nainggolan (tocado) y De Rossi como columna vertebral. Esa Roma que tiene como principal peligro a un delantero de esos de la Europa del Este que superan el metro noventa.

Miren, puede que atentemos contra la triste historia del Barça aC, y contra nuestras vísceras catalanas, y contra siglos de dominación mental cristiana. Puede también que estemos llamando al mal tiempo. Pero amigos, no pediremos perdón: vuelve la Champions, hace cuatro días les metimos seis y somos el pueblo de Messi, criatura desbocada que se sabe a cinco partidos de la gloria. Hay un baile, Mary Jane, y me voy a poner de gomina hasta las cejas.

4 Comentarios

  1. admin

    3 abril, 2018 at 16:21

    Dejen que me inmole ahora, a cuatro horas de la hora H. Tengo tan poca fe en esta Juve, que igual sí tengo fe en esta Juve.

    • Rafael

      3 abril, 2018 at 16:26

      Por desgracia, el Madrid pasa la eliminatoria sobrado, la defensa de la Juve es un mal chiste y Dybala no puede con todo. Le esperamos en Semis y con vuelta en Madrid ????????

      • admin

        5 abril, 2018 at 10:00

        Tiene usted razón. Hágase cargo de que servidor está dotado de un optimismo terrible, gigantesco, que se empeña en devolverme a la condición de ameba.

  2. gonzny

    5 abril, 2018 at 19:57

    Me están entrando unas ganas enormes de Final contra el Madrit…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*