Cruyffistas

Primeros pasos

28 enero , 2020

Lo de Cruyff fue llegar y petarlo, ¿sí? No del todo. En su primer verano quedó último del Trofeo Ciutat de Mallorca tras perder con los bermellones en los penaltis y palmar contra el Botafogo. En el primer mes de competición empató contra Valencia y Osasuna y perdió la Supercopa contra La Banda. El año acabaría con el equipo segundo detrás de los Butragueños y con salvada de muebles ganando la Recopa a la Sampdoria. Y sí, un año más tarde a Cruyff le volvió a salvar otro título menor, la Copa. No bed of roses.

Lo de Rijkaard, fácil de cojones. En Liga ganó sólo dos de los primeros siete partidos. En diciembre, el Málaga le metió un 5-1 y esa misma semana el Madrí ganó en el Camp Nou. Rosell hizo campaña ante Laporta por cargarse al entrenador, que acabó el año con el equipo lanzado pero con un total de cero títulos. Hasta la UEFA le quedó grande. No pleasure cruise.

Guardiola, el mundo entregado desde el primer día. O casi: palmó en Numancia y empató en casa contra el Racing. Hubo pánico, claro. El mismo que conocería Luis Enrique cuando sólo llevaba tres meses en el cargo después de una derrota en Anoeta que dejaba al equipo en barrena y al vestuario en guerra en pleno enero. My share of sand kicked in my face.

Como saben, son los cuatro entrenadores con quienes ganamos la Champions. Y no les abrieron las puertas del templo el primer día entre palmas y oro y mirra.

Convendremos que el equipo de Setién no tiene el vigor ni la juventud de aquellos. Convendremos que con Valverde la dinámica no era de meses seguidos de arrasar sin piedad: sólo cuatro victorias en diez desplazamientos, con empates en el último mes ante La Banda y el Espanyol, con derrota ante el Atleti. Convendremos que igual no era el apocalipsis y PUTO IMPENSABLE perder en Mestalla.

Son ustedes libres de hacer con sus vasos capilares lo que mejor les plazca. Pero igual estaría bien dar tiempo a un vestuario que ha decidido acabar con su dolce vita y que rehuyendo el conformismo dio el OK al adiós de Valverde. Igual podemos señalar que contra el Granada no se jugó a la contra (duele comentarlo como punto a favor, pero así de jodidos estábamos desde la temporada anterior), que se sacó el balón como un equipo llamado Barça y que a los jugadores se les volvió a ver agresivos.

Igual podemos decir que ante el Valencia hubo largas fases de sometimiento del rival, sin profundidad ni acierto, pero cuando uno es culer ha visto eso desde que el hombre es hombre o al menos desde aquel primer verano de Cruyff. El pánico y la desesperación ya serían criticables sin necesidad de atender a las exhibiciones que ha hecho Busquets. Con Setién ha sido seguramente el mejor jugador de los dos partidos. Y si Busquets juega, nos toca callar, disfrutar, y contar que lo muy probable es que ganemos.

Y si aún así optan por autolesionarse, no salpiquen: estamos muy ocupados asistiendo a los ambiciosos y siempre tambaleantes primeros pasos de un cruyffista.

3 Comentarios

  1. admin

    28 enero, 2020 at 23:01

    Arthur estuvo horrendo, cierto, igual porque llevaba desde el 1 de diciembre sin ser titular.

  2. Anónimo

    29 enero, 2020 at 10:27

    Totalment d’acord. L’improvització i la falta de confiança és fatal. Això no treu que la gestió de l’estructura ha sigut pèssima i no és de ningú més que de la directiva.

  3. Torres.

    29 enero, 2020 at 14:03

    Nueva disposición táctica:

    – Busquets ha renacido pero tenemos que asumir que le queda poco y que si en estos dos partidos ha sobresalido lleva unos meses en los que se ha ganado un sitio en el centro del campo pero en el campo en el que Setién criaba vacas hasta hace dos días.

    – Bartomeu es el artista antes conocido como Gaspart. El nuñismo, como convergència, nunca muere.

    – Lo peor del barça no es haber perdido el estilo, es haber perdido la paciencia. Porque sin el segundo no hay primero.

    – El fútbol es como OT, un fan nunca puede ser un buen concursante. Setién es un fan. Le auguro más parecido al Tata que al flaco.

    – Carles Pérez como punta, punta del iceberg de la mentira del “Primer els de casa”. Vigilemos los aspavientos que estos son capaces de convertir a Ansu Fati en otro Munir.

    – Messi es tan bueno que quieren enseñar al barcelonismo lo que pasará cuando él no esté. Lástima que la directiva no quiera ponerle remedio ya.

    – Íbamos a por Xavi, dijo no. Íbamos a por Pochetinno, dijo no. Nos quedamos a Setién. Con el delantero vamos igual, Rodrigo – Fernandes – y acabaremos con Salva Ballesta.

    A mí esto todo me da igual porque en realidad soy de la Banda y estoy disfrutando mucho de la decadencia desde la barrera. Porque con este Madrid de Zidane, quién narices va a disfrutar mirando nuestros partidos. Gracias culés, gracias por hacernos querer ver fútbol.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*