Champions

Griten mamá

13 agosto , 2020

“Un país anda mal cuando tiene que ahorrar en pañales”

William Shirer, Diario de Berlín

Asumamos que los tiempos en que llegábamos a los cruces de Champions montados en el caballo de Atila quedan lejos. Los tiempos han cambiado y ahora lo nuestro es mirarle los tríceps a Lewandowsky, aprendernos en nombre de los ocho extremos superiores a los nuestros que tiene el Bayern, de celebrar que no sé quién tiene una pequeña molestia muscular, de admirar a ese portento de Kimmich.

Pero precisamente por ese aiaiai y por ese transitar por la competición como un camión lleno de ancianos moribundos en una carretera de baches mañana tenemos una noche para disfrutar de hora y media de tierna infancia. Si el Barça de Guardiola nos hacía sentir Gengis Kan en plena orgía de sangre, el actual nos transporta al asilo y al óxido articular. Pero rueda el balón en Champions y súbitamente aparecemos en un rincón de inocencia, de olvido de la hostilidad del mundo, de ignorar que aquí ocurren cosas horrendas por obra y gracia de nosotros, los humanos. mañana viajaremos a un rincón donde por muchas liadas que perpetres, al final llega mamá y te salva.

Y mamá, ya lo saben, y más lo saben en Nápoles, tiende a tener 10 minutos muy salvajes, capaces de hacernos olvidar hipotecas, jefes, cuentas corriente en negativo y cardiopatías. Mamá acudirá porque conocemos su cara de androide y porque esta semana ha visto volar a su sucesor y porque en general está cabreado con un deporte que le debe cosas.

En este rincón no somos dados a la prudencia, ni a la sabiduría ni a la ambigüedad falsaria. Y mucho nos tememos -y nos avergonzamos, pero no podemos evitarlo- que creemos que sí, que mañana pasaremos vergüenza, y sí, nos atropellarán, y sí, eliminaremos al glorioso Bayern campeador de las Bavarias. Porque el alma competitiva del vestuario de antaño ha derivado en el gen superviviente de hoy. Porque en ese equipo conocen y tienen reciente, el significado de las palabras vergüenza, fracaso y derrota. Porque los hay que lloraron en Liverpool. Y porque el Bayern llega con dos títulos ya bajo el brazo; aparecer en unos cuartos con dos títulos bajo el brazo es como encontrarse una orgía en el dormitorio cuando uno viene de aliviarse en el lavabo.

Somos viejos y nos duele todo, igual mañana acabamos el día en el hoyo. Pero es Messi en unos cuartos de final de Copa de Europa. Créannos, hay alguien en esta película que ha venido corto de pañales. Créannos, mamá proveerá.

5 Comentarios

  1. admin

    13 agosto, 2020 at 23:35

    Y sí, les admitimos también cierto asombro ante el vigor del Leipzig; bigardismo top.

    • Totem

      14 agosto, 2020 at 11:08

      ¿Te asombra el vigor del Leipzig?
      Yo creo admin que lo que te pone es que hayan eliminado a los colchoneros. Temías que el cholo planteara un partido de los suyos, sucio, trabado y embarrado, y que ese antifútbol anulara a tu bestia. Te alegras de que eso ya no pueda suceder pero no lo reconoces abiertamente ¿no es eso ambigüedad falsaria?
      Y si como culé dices amar al Barça porqué le pides a mamá que le limpie sus cacas ¿no crees que sería preferible una debacle como la de Ansfield para que os apestara la mierda hasta escoceros? Si Messi vuelve a salvaros el culo, nunca exigiréis los cambios radicales que necesita vuestro club. Seguiréis cojeando como lisiados y os conformaréis con que vuestra gota no vaya a más. Más pendientes del mal de vuestros enemigos que de jugar aquello que antes sí sabíais jugar. Pero así es como piensan los abuelos mentales. No lo disfraces de infancia, y mucho menos de ternura.

  2. Miquel

    14 agosto, 2020 at 6:33

    Comparto. Somos un equipo lamentable, seguramente el más trinchado de los que siguen en competición, por no hablar de la plantilla que ha perpetrado la excelsa junta. Pero tenemos a Messi. Cierto es que necesitamos tres actuaciones descomunales de la Bestia (y que el resto haga algo más que caminar).
    Pero hasta el mismísimo Bayern debería saber que, con un Messi desatado, se vuelven a casa a comer bratwursts esta misma noche.
    Es nuestra única posibilidad y opción. Y es triste, además de negligente haber llegado a este punto. También creo que, normalmente, hoy nos atropellan. Pero… ¿y si han realmente cabreado a la Bestia?

  3. Joan Josep Cavallé

    14 agosto, 2020 at 11:17

    Tanto el artículo como el comentario del tal Miguel, me parecen lamentables. Si, claro que tenemos un plantel demasiado cascado per que está ya entre los ocho mejores de Europa. Si está noche caemos eliminados, no nos quitarán gente como vosotros nuestra Sang CULÉ.

  4. Miquel

    15 agosto, 2020 at 7:04

    Disfrute Usted de su ‘sang culer’ (no ‘culé’), no pretendo quitarle nada.
    Por cierto, el ‘tal Miguel’ se llama Miquel.
    Saludos y no se preocupe demasiado por la derrota. En breve, Mundo Deportivo le dirá a quien votar en caso de elecciones y, mientras dura la espera, le ficharan alguna rampoina para pasar mejor el verano.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*