Elecciones

Elecciones (I): Guía para nuñistas desorientados

1 enero , 2021

El nuñismo está derrotado. Una buena porción de los 25.000 cabestros cómplices de las peores juntas de la historia, de la demolición de una obra única, se quedarán en casa el día de las elecciones por pura vergüenza. Pero sí habrá alguno que quiera experimentar la democracia: “Hi ha que votar, nano“. Y pallá que van. Pero, ¡atención!, para las menos lúcidas ovejas del rebaño nuñista estas elecciones pueden ser un campo de minas: el avejentado poder barcelonés no les ha indicado aún a quién deben votar; Bartomeu y Rosell callan; los sondeos se hacen esperar y nadie sabe si hay esperanza contra el cruyffismo; un puto lío macho. Para esta especie fallida hemos elaborado caricaturas de quienes pueden ser sus tres candidatos, con ejemplos reales de a quién votaría lo más granado del senado nuñista. ¿Quién compone ese Senado? Gente importante, gente que suma un total de cero Champions: Risto Mejide, la monja loca, el Fabián el de las pizzas, Urdangarin, Rexach, Migueli, Carrasco, Serra Ferrer, Cardoner, Gaspart y el peluquero del Averno. Un once para soñar amics. Y con ellos, tifando desde la grada, Sus Majestades los Boixos Nois. Vamos allá.

 

Emili Rousaud: Expansión y ratafia. Rousaud, a estas alturas ya lo saben, es un empresario de éxito del sector de la energía. No es fácil romper monopolios en ese sector turbio, como no lo es denunciar la corrupción del nuñismo de Sandromeu cuando él era el delfín ungido. Con todo, los hilillos de nuñismo de su candidatura son verdaderos Niágaras: la cosa deportiva, para Minguella, amigos. Y con él, Rexach, oh my gad: hablamos, ya lo ven, de ese nuñismo simpático, simpatiquísimo, de estupenda sobremesa siempre y cuando no flote en el ambiente duda alguna sobre un punto -es otro el que va a pagar la comilona. Es ese nuñismo de chascarrillo, de poquísimas horas trabajadas, de risas con la camarera, de dónde eres, bonita, a mi m’agraden així, que hi ha on agafar. Esa Catalunya caradura de la ratafia va en este caso de la mano de la sofisticación del presidenciable. Rousaud, con sus cuellos de jerarca del Expansión, con esas mandíbulas y encías de tratado de anatomía, con un innegable relato de self-made man, con esa sonrisa de quien ha derrotado al mundo, ese siempre efectivo “estoy forrado, la cosa irá bien, no preocuparse”. Además del bolsillo, Rousaud tiene algo muy upper, seguramente el más upper de los aquí consignados: su vocal neutra es la peor neutra de todos los participantes a las elecciones. Y créanme, sé de lo que hablo. Es una neutra inexistente, aflautada, de innegables aromas pijos; idéntica a la que haría una señora de Burgos de 1938. Y sí, en el nuñismo siempre hubo pulsión upper, era ahí donde se malcriaba a los patricios que luego habían de ser césares. De ahí que perfiles como los de Rousaud (Bartomeu, Rosell) hayan arrasado entre la parroquia nuñista, habituada desde siempre a postrarse  con presteza medieval ante los elegidos de la plutarquía.

  • Si Rousaud votara en unas elecciones, uno se atrevería a decir que orbitaría entre la leyenda y el mito: de Unió Democràtica a lo de la Marta Pascal, que no sabemos cómo se llama ahora la cosa.
  • Si Rousaud pudiera elegir una última peli para impresionar a una novia, Ciudadano Kane, que siempre quedas bien, Orson Welles, flipa, boníssim lu da Rosebud.
  • Y si al Rousaud le preguntaran por un futbolista que le encantara, miren, no les diré Arturo Vidal por la crestita, pero le vemos ese punto de testosterona y completa falta de criterio de declararse muy de Puyol o de Cocu.
  • Rousaud se lleva de calle los votos de Gaspart, Cardoner, don Iñaki Urdangarin, Risto Mejide y Rexach (joder, que va en el proyecto, me dirán ustedes; sí, les respondo, pero ¿cuándo ha ocurrido que Rexach vaya a algún lado sin pillar?).

Jordi Farré: Tatus y morenos. ¿Recuerdan ustedes aquella secuencia en la trilogía de Star Wars, o de la precuela, o de la secuela, donde Luke Skywalker se lanza en bolas por Canaletes gritando “¡Darth Vader es mi padre, aé, aé!”? Puede que no. Justamente eso es lo que ha hecho Farré afirmando alegremente en las entrevistas que su padre era uno de los morenos de Núñez. Voces veteranas y bien informadas apuntan que no sólo era uno de los miembros de ese grupo dedicado a la intimidación y la violencia en beneficio del presidente convicto, sino que era un líder del grupo. En cualquier caso, hay que tener la cara de hormigón para no ocultar semejante ascendencia. O eso o un importante componente de chifladura personal. Y atención, porque este último es un nuñismo que cabe reivindicar aquí: el nuñista friqui, de poca formación, mucha astucia vital y pocas horas de reflexión. Hay ahí un nuñista de innegable ascensor social, BMW blanco de segunda mano, todo ambición, risa floja y mirada enloquecida. Es un individuo que acumula más de cuatro décadas en este mundo y se las ingenió para no haber abierto jamás un diario de información general. Eso sí, de los deportivos se lo sabe todo, todo el día conspira, sabe perfectamente qué jugador se ha follado a la novia de aquel otro. Tiene un amigo, el Jona, que trabaja en el clú, y le cuenta unas movidas acojonantes. Con todo respeto, Farré, que participó de la moción de censura que acabó con Bartomeu, representaría una Catalunya muy del Bajo, con notas biográficas en la Seat (¡presente!), con algun paso por el mundo del porno, unas tías, nene, unas tías. Es un candidato a quien le parece un buen plan regalar tatuajes a los que vayan a firmarle una papeleta, o vincular su imagen a Fabián Martín, el mejor pizzero del mundo, qué dura será la caída.

  • Si Farré votara en unas elecciones, hecho poco probable porque lo que habría que hacer es no votar nadie y que les jodan, son todos unos chorizos, sale ahí un clarísimo votante del PSC más apache, puede que en sus años más locos estuviera a muerte con la CORI.
  • Si Farré recomendara una peli buena de cojones, ojo que cae ahí un Torrente bonico, pero la Tres, que es la mejor de todas.
  • Si Farré tiene que elegir un ídolo, es de los que se descuelgan reivindicando a Giovanni Silva; la elección no tiene ningún sentido pero qué iba uno a esperar.
  • ¿Qué glorias nuñistas se acercan a este arroyo? No duden que una parte bien asilvestrada de los Boixos acaban aquí, junto con la monja demenciada y quién sabe si Migueli, claro candidato a vicepresidente deportivo. No se sonrían: tiene también al pizzero, hi ha partit.

Toni Freixa. José Luis, presente. Con Freixa, Nuñism intensifies. Este optimista presidenciable ha decidido que su amor a Núñez sea su gran baza electoral y uno no puede sino sonreír y repetirse que por gente así somos el peor club del mundo y seguramente jamás formaremos parte de la verdadera civilización. Hablamos de un nuñista fervoroso de los de “José Antonio, presente”. Hay en su nuñismo una testosterona desatada, muy del tipo de aquel señor chino y franquista, con un poderío que también se refleja en su cabellera vigorosa, leonina, con hambre de una buena bronca. La pulsión violenta del nuñismo está muy en Freixa, que ha pactado ya con la grada de animación, aish. Freixa, más allá de su devoción, tiene algo absolutamente característico del movimiento: no procede del gotha barcelonés, no pertenece a la elite de las elites. Al contrario de lo que su formidable traje actual pueda sugerir, Freixa es un picapleitos que está más cerca de Better Call Saul que de Cuatrecasas. A nadie engaña su azaroso paso por el club como asesor legal, donde dejó un track record infame, que debería estudiarse en las facultades. Mucho de lo peor del nuñismo 2.0 de Rosell lleva la firma de este bigardo. Freixa fue condenado en su día a devolverle cerca de 30.000 euros a Alejandro Echevarría, y no cayó en la necesidad de pagar hasta tiempo después, cuando se vio preparado para saltar al circo de las candidaturas electorales, no sin antes pedir un descuento. De entre todos los males del nuñismo, tal vez el odio a Cruyff y Guardiola sea el peor, el más nocivo, y es ahí donde Freixa despunta sobre el resto de la manada. Lamentablemente, hay algo en Freixa que le aleja del arquetipo nuñista que quiere encarnar: sabe jugar a fútbol. Era muy, muy bueno, como bien saben algunos periodistas que le vieron pelotear en una discoteca en una país del este de Europa (esos toques, felizmente, no fueron lo único que vieron).

  • Nos aventuramos a decir que Freixa tiene el punto de furia iconoclasta imprescindible para ser votante de Ciudadanos. En sus días de más optimismo respecto a su posición en la sociedad, tal vez se atrevería con un PP.
  • Una peli: las había de abogados, pero no nos engañemos: clarísima carne de Fast & Furious.
  • Si Freixa tuviera que señalar un par de jugadores, se iría a la época precognitiva: caería Gamper, tal vez Neeskens o Krankl.
  • ¿Quiénes de entre el senado nuñista se tirarían al monte con Freixa? Los más amigos de Núñez, los de natural más iracundo: Serra Ferrer, Carrasco, el peluquero de Maria Lluïsa y aquellos Boixos Nois que comprendan el uso del Whatsapp.

6 Comentarios

  1. admin

    1 enero, 2021 at 21:15

    Disculpen por no haber incluido opciones aún más ultramontanas. Igual si estamos a tiempo otro día nos reímos un rato.

  2. Míster Seitan

    2 enero, 2021 at 15:52

    El artículo más lamentable que he leído en mi vida

    • admin

      2 enero, 2021 at 20:43

      Lo lamento de corazón. Y dígame, ¿la furia es por la calidad literaria del artefacto, por las increpaciones a su favorito o por la ausencia de su apuesta ganadora?

    • Pep Soler

      2 enero, 2021 at 21:00

      Es cierto q el nuñismo siempre va mutando y normalmente en forma de pseudónimo

  3. Pep Soler

    2 enero, 2021 at 21:35

    Gran i currat article,si senyor.
    He donat la meva signatura al precandidat Agustí Benedito pq els conec,pq m’ho han demanat i pq s’ho mareixen tot i q saben q votaré a Joan Laporta un cop sigui candidat.
    Egoistament i per un moment vaig duptar a votar Victor font pq m’estalviaria mals de cap , “q vagi fent” vaig pensar
    Votar Laporta significa estar com sempre(ENFRONTATS)pq l’éxit empalaga als mediocres conservadors q van a per totes
    Em compararan a kerrison i Enrique amb els més de 100 escàndols en fitxatges de la dupla Rosell/Bartu i picaré i m’emprenyaré
    Em compararan griezmann amb Messi i picaré i m’emprenyaré
    Em tornaran a parlar malament de Cruyff,guardiola i Messi i em picaré i m’emprenyaré, i tantes i tantes coses però a diferència d’ells jo voldré q guanyi el Barca x sobre de totes les coses com he fet aquests aberrants últims 10 anys
    Ahhhh i Messi es queda segur,ell també estima el Barça.M’hi jujo un pèsol

  4. NO

    3 enero, 2021 at 12:41

    Los que salen en la foto no son ultras

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*