Mercato

Falta uno: el bueno

3 agosto , 2022

Medio año después de que el Barça se presentara por aquellos campos de Dios con Abde, Jutglà y Luuk de Jong en la delantera que ha alineado a los mejores futbolistas de la historia de este deporte, las carcajadas han cesado. Dos de agosto y tenemos arriba a Raphinha, Lewandowsky, Ansu, Dembélé, Aubameyang y Ferran Torres. Desde los tiempos de disfrutar a Txiki en los despachos sabemos de la importancia de podar el árbol con las ramas enfermas cada verano (raro placer en tiempo de los atroces contratos de Bartomeu) y sobre todo, la necesidad de fichar gol. Y amigos, mission accomplished.

Conviene recordar que el pasado año lo cerramos con la vergonzante cifra de 68 goles en Liga. Por situarnos: en la 2008-2009 metimos 105, en la 2014-2015 fueron 110. Este verano había una prioridad y claramente se ha superado el examen. El siguiente tema era quitar a peña calamity de nuestra defensa y el danés y el bigardo Koundé son un remedio más que suficiente, a la espera de que llegue aún más gente para tensar a Jordi Calba y a Mr. Divorced Energy. Pero seamos serios: nada de todo lo que hemos visto nos entusiasma.

El Barça ha aprendido que es en el centro del campo donde toca predicar el catecismo e imponer su ley. Y Busquets y Pedri no alcanzan; Gavi es un superdotado pero no es una estrella aún y eso, una estrella, es lo que queremos. Al bueno de Paquito -rubio, aseado y cumplidor- le deseamos lo mejor, una ciudad con acceso a formidables blanqueadores dentales, una afición entregada a sus cuádriceps, un juego en el que no sea tan lacerante su incapacidad de meter un pase al agujero. Pero su adiós es imprescindible: si no completamos esta pieza del puzzle corremos el riesgo de convertirnos en un martillo de las áreas, casi siempre garantía de triunfos, pero artefacto insuficiente para nuestros paladares; es otra gente la que apela a tamaña mierda, gente también conocida como La Banda.

Para volver a lo más alto sencillamente hay que generar más fútbol, más ocasiones, más superioridades, tenemos que tener más posesión y con peores intenciones, tenemos que inclinar el campo y torturar al rival, y para ello sigue faltando el hombre que haga que la ausencia de Pedri no se convierta en un eclipse total sobre nuestra especie. Hasta que llegue, tenemos claro que con lo fichado a día de hoy somos claro candidato a ganar la Liga, pero nos falta aún para poder soñar con la Champions.

Y mientras rezamos a Xavi, Alemany y Jordi Cruyff para que se lancen por fin a por el crack, nos hemos convencido de que es formidable troleo comparecer por aquellos campos de Dios con un polaco enchufador para lograr que nos canten, en planetario alborozo, que es polaco el que no vote. Nunca tan polacos, amigos. La vida puede no ser perfecta, pero en ese caso, que nos coja con abundancia de gol en la plantilla.

You must be logged in to post a comment Login

Comentar