Liga

El enemigo

24 noviembre , 2018

Los rostros colorados y rugosos de aquellos campesinos del Jura ostentaban la huella del insomnio, de pensamientos de muerte, de rechazo y de vergüenza contra los cuales no se puede luchar. Jean-Claude había sido el orgullo del pueblo.

El adversario, Emmanuel Carrère

Pocas cosas más estimulantes en la vida que un nuevo amor, pocas, poquísimas. Entre ellas, la más maravillosa es sin duda la de descubrir un nuevo odio. Ese decisivo instante en que eliges a un enemigo, cómo brinca el corazón.

Quién nos iba a decir a nosotros que habríamos de vernos en la tesitura de maldecir a don Antoine Griezmann. Su fútbol de artista, su sabiduría, esa zurda envenenada y un cambio de ritmo sideral, la competitividad, un golpeo de balón limpísimo: no veíamos a nadie más cerquita de Neymar que a esta obra de Saint-Exupéry.

Y con esa historia, además, de los penaltis fallados en finales de Champions contra el Madrid y de la Eurocopa contra Portugal; parecía destinado a venir al Barça a protagonizar una despiadada y sangrienta y hermosa venganza. Pero ya saben ustedes que a Griezmann le pareció mejor idea permanecer en el Atleti para recibir dos balones en condiciones por partido, recibir en campo propio y aprender de Diego Costa en lugar de hacerlo de Messi. Todo ello nos lo comunicó arrojando un calcetín sudado a nuestra estupefacta cara.

Es hermoso, no me dirán que no, descubrir, a nuestros años, ya arrugados, canosos, y corneados por la vida, nuevos estímulos. Cómo cuesta odiar a un tipo como Griezmann, qué futbolista de pie de ángel. Y cómo nos ayuda a hacerlos la mera visión de lo que habríamos hecho juntos.

One Comment

  1. admin

    24 noviembre, 2018 at 0:38

    Si les importa un bledo el partido, clave para la Liga, y lo cambiarían todo por saber cuántas finales jugó de verdad dopado el capitán de la Banda no están ustedes solos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*