Elecciones

El depredador de rinocerontes

13 abril , 2020

Barcelona es una ciudad muy pequeña, tanto, que se tarda muy poco en saber cuándo uno va con los buenos y cuándo con los malos. Por razones que no vienen al caso hace unos meses charlamos con Emili Rousaud, y hablamos de fútbol, del Barça, de Valverde, de Arturo Vidal, de Liverpool.

Él ya estaba oficiosamente ungido como candidato continuista de la junta, así que un pequeño acantilado nos separaba -habría que añadir que el hombre tuvo los arrestos de defender a la mara salvatrucha- y surgió el tema de la carrera electoral que él quería disputar y de los dramas que ello iba sin duda a conllevarle. Rousaud, empresario del sector energético que se abrió un hueco al margen de los monstruos del oligopolio más opaco de las Españas, respondió con mirada asombrada.

-Yo es que no tengo nada que ocultar…

En este momento, obtuvo por único salvavidas un largo supersilencio made in José Montilla y se vio obligado a seguir hablando.

-…Es que nada de nada. Siempre he pagado todos mis impuestos, no he querido saber historias raras de nada. Hubo un año, me acuerdo, que pagué más impuestos que dinero pensaba ganar en toda mi vida.

Hubo en esa conversación mucha candidez -asombrosa y muy flipante candidez- y hubo también el reflejo de la determinación y el vigor de alguien que quiere correr un maratón y lleva diez metros recorridos. Nunca pensó uno que estuviera hablando de un directivo capaz de tumbar el roñoso régimen del tardonuñismo, de adelantar elecciones con una cascada de dimisiones, de levantar, al fin, las alfombras. En su mandíbula de depredador de rinocerontes no hallamos indicio alguno de que podíamos estar ante el directivo que fuera a hacer un “vostès tenen un problema i aquest problema es diu 3%” en can Aristides Mallol.

A veces corremos el riesgo de no saber distinguir a un héroe por accidente cuando le encontramos sin capa ni antifaz y haciendo llamadas al cole de la niña para que la dejen salir antes para llegar al dentista. A veces, y esto es culpa del mundo, de este Barça, y también nuestra, hacemos de menos a los cándidos.

3 Comentarios

  1. admin

    13 abril, 2020 at 10:27

    Quiero oír los thoughts de ustedes con lo de la “mà a la caixa”. Quién? Cuánto? Siempre?

  2. Dcana

    13 abril, 2020 at 12:23

    El problema es salir a decir esto cuando llevas ahí dentro desde 2015, cuando ves que ya no vas a ser “el candidato” y sobre todo cuando tras pasar por todos los medios habidos y por haber, Chiringuito’ incluído, vas y sueltas esto:

    “Todo esto ha aumentado el grado de conocimiento sobre mi persona, que era muy bajo, y si me acabo por presentar a las elecciones, sumará. Las ganas no se me han pasado”. https://www.elperiodico.com/es/barca/20200411/entrevista-a-rousaud-la-reaccion-del-club-ha-sido-muy-sucia-7924907

    La mano en la caja…supongo que directamente no pero, poniendo partidas sin nombre en el presupuesto (anticipio a Neymar de 10M), con las comisiones de los fichajes y aprovechando el status de ser Directivo para favorecer indirectamente a tus empresas privadas, eso seguro. Since 1978.

  3. xevi007

    13 abril, 2020 at 13:13

    Tota la raó Dcana…qui no recorda ” Chusin el precio lo pongo yo “

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*