• El pueblo de la montaña

    Nuestra vieja casa son ruinas y cascotes, un cráter. El mejor jugador de la historia: nos dejó y no quiso volver. La caja fuerte da vértigo y horror a los que...

  • Dembélé: Bartomeu jugaba de extremo

    La escena tiene lugar, discúlpenme por esto, por todo, en la temible R3 de Rodalies. Un viaje sin incidentes, con un pequeño retraso. Se suceden los horrores vallesanos, Plaza Catalunya queda...

  • Las notas (y III): Una delantera de Power 8

    Un delantero del Barça debería remitir a Cruyff, Maradona, Romário o Messi, y no a Lazo, Koleosho, Joselu y Braithwaite. Con esa camiseta y ese escudo, por el amor de Cristo...

  • Las notas (II): El misterio del pase al hueco

    Lo hemos sobrellevado con dignidad, con la triste dignidad de las cenas frugales en los hogares humildes. Nuestra dieta de uno a ceros no era como para salir a las calles...

  • Las notas (I): El año que fuimos italianos

    Si el Barça ha logrado conquistar una Liga a vida o muerte esta temporada, con tanto en contra y con tan poco ahí dentro, es por la tremenda línea defensiva que...

  • Jordi Alba, Jordi Crepúsculo

    Hablamos de once temporadas, 459 partidos, 26 goles, 99 asistencias. Hablamos de un lateral zurdo que aportaba placer y vértigo, cosa rara en una posición traumuatizada por los barjuanes de la...

  • La Liga del todo o nada

    Echaremos la vista atrás y pudiera pasar que, con la soberbia del estómago lleno y los recuerdos gloriosos bien a mano, habláramos de la 22-23 como de la peor Liga de...

  • El nieto de Dios

    Nos hicieron saber que era hijo de futbolista, y nos ilusionamos. Ay, si hubiéramos sabido que era nieto de Dios. Y miren que las evidencias estaban ahí. Las vieron quienes acudieron...

  • ‘One man club’

    Convendremos en que daba cierta tranquilidad saber que un veteranazo como Mateu Alemany lideraba el Vietnam de los contratos, fichajes y salidas en tiempo de vacas esqueléticas. Pero ya habrán oído...

  • Ferran ha tocado fondo (de los mónguers, para los mónguers)

    Uno no sabe cuándo llegó a nuestras vidas el horror ético y estético de la pornografía emocional. En algún momento, pasó de las revistas del dentista a las redes sociales, corazoncitos,...

« Página anteriorPágina siguiente »