Blanco impoluto

Bisiesto

29 febrero , 2016

Vivimos la Edad de los Prodigios. Habitamos en un enorme engaño, la magnitud del cual sólo puede ser medida con la lupa de la historia. Ya es una década en la cima, disfrutando del mejor fútbol que veremos en la vida y ganando en pocos meses más de lo que se gana en lustros. A los logros del equipo se suma la fascinación de Ronaldinho, Xavi, Iniesta, Busquets o Neymar; y a todo ello se llama una bendición llamada La Bestia Parda que nos ha alargado la existencia.

En este momento en que se acumulan los récords conviene frenar y pensar: el fútbol es un deporte donde el Celta te pilla blandito y te mete 4-1. El fútbol es un juego en que cuando has ganado mucho, el Athletic te endosa un 4-0. Éste es un mundo en que infamias como el Valencia, la Roma o el Espanyol te pueden ganar, donde el Sevilla te pone contra las cuerdas. Y a pesar de todo, acumulas 34 partidos seguidos sin perder. Es un logro sideral, una negación de la ley de la entropía, de la de Murphy, de la ley de la selva y si me apuran, hasta de la de Newton.

A toda esta felicidad ordenada de cabezas de familias responsables que el domingo le llevan flores a sus madres nos ha venido acompañada de nuestras salvajes y embrutecedoras visitas a esa Mansión Playboy del Culé en que se ha convertido el día a día de La Banda. Echemos la vista atrás y gocemos: de personajes cómicos como Luxemburgo o Arbeloa al grotesco y rabioso bronceado de Cristiano. Por el camino han desfilado una docena de entrenadores, unos con cara de seminarista, otros rotundos charlatanes. Recordemos el período, siniestro e inolvidable, del mourinhismo, con las agresiones, el espanto, la vergüenza universal, la sucesión de fracasos.

Todo ello épico y desastroso y con un hilo conductor llamado Florentino Pérez. Pocas figuras pueden ilustrar con tanta precisión la decadencia y la carcoma de un Estado y de un club. Florentino, con su torpeza para el fútbol y su aroma a Honorable Sociedad, explican por sí solos cuanto hemos visto en esta edad inolvidable, en este tiempo que los dioses nos han dado a vivir.

Sin embargo, permítanme una confesión, una intuición y una certeza: el florentinato se ha acabado. Este error histórico toca a su fin. A nuestro equipo pueden quedarle aún cinco años mágicos; la absoluta nada de La Banda ya ve el final del túnel. No me lo tengan en cuenta y no se me enfaden, no es ésta una mala noticia. Al contrario: debería hacernos disfrutar aún más de los estertores de esta Banda que fue parida para reventar los odiómetros. Si la cosa se acaba, gocemos como puercos en una charca, que dijo el poeta.

Al final, es la vida: un día bisiesto se vive sólo una vez cada cuatro años y no es normal vivir instalados en esta lúbrica y formidable mentira.

12 Comentarios

  1. admin

    29 febrero, 2016 at 23:42

    Hablemos de este asunto. En un mundo serio, en un país civilizado, habría tenido que dimitir a la media hora.

    http://www.elmundo.es/deportes/2016/02/27/56ce37ade2704ebf748b45b5.html

    • Diego

      1 marzo, 2016 at 9:53

      Menudo cabronazo el paio, no sabía que iba de este palo. Por cierto, tú crees que Florentino está acabado? nadie se puede presentar a unas elecciones salvo él, por el aval y llevar 20 años de socio.

      • admin

        1 marzo, 2016 at 22:36

        Mi impresión es que a pesar de que el tío está blindado, se pirará porque no soporta el fracaso y la crítica de la mayoría de la afición. Y dado que los bandófilos tienen ojos en la cara, veo al tío fuera incluso ganando la Champions en otra demostración de potra y córners.

  2. pol

    1 marzo, 2016 at 0:28

    per fi has retrobat el flow 😉

    • admin

      1 marzo, 2016 at 22:38

      Vol dir?

  3. Joan De La Cosa

    1 marzo, 2016 at 13:56

    Benvolgut Amo Cavernari,

    Perdoni que discrepi lleugerament amb vostè, jo crec que la manera de fer del Ésser Superior hagués estat molt efectiva excepte per un petit detall: Lionel Andrés Messi, ell ha fet que La Banda tingui menys lligues, Champions, etc… de les que haurien obtingut cas de no existir LA BÈSTIA. I potser en Penaldo tindria 6 o 7 pilotes d’or… Quin horror !!!

    • admin

      1 marzo, 2016 at 22:40

      Aquest home sap de futbol exactament el que jo d’asfaltar carreteres. I com es nega a què mani la gent de futbol i no para de carregar-se entrenadors, penso que sí podia haver guanyat algun títol més sense La Bestia, però que en essència estava condemnat als ridículs més espantosos.

      • Joan De La Cosa

        2 marzo, 2016 at 18:22

        Bàsicament estic d’acord, però sense La Bèstia ara tindrien, pel capbaix 4 lligues i 1 Champions (+supercopes nacionals i europees i mundial de clubs) més, i això són molts títols i algun entrenador que hagués aguantat una mica més.
        El model esportiu del Barça + pressió i bon gust dels socis + estructura esportiva amb poques interferències greus (en general) , no haurien estat suficients sense ELL. La Bèstia fa la diferència. Pateixo pel dia que ja no estarà amb nosaltres perquè en aquell moment tornarem a la normalitat, TOT serà molt més difícil. Sabrem soportar guanyar una Champions cada 10 anys?

  4. admin

    10 marzo, 2016 at 10:49

  5. clearform

    18 marzo, 2016 at 12:28

    Lo del Madrid i el sorteig de la Champions ja canta massa … Tottenhams, Apoels, Galatasarays, Shalkes, Wolfsburgos …